MILENIO DIGITAL
8 de mayo de 2018 / 12:10 p.m.

MÉXICO.- Ricardo Anaya, candidato a la Presidencia por la coalición Por México al Frente, dijo que "tan pronto como sea posible" se debe retirar a las fuerzas armadas de las calles, aunque aclaró que fijar un plazo sería "demagogia". 

Durante su participación en los Diálogos por la Paz y la Justicia, en el que participan familiares de víctimas de la violencia, el panista dijo que diez años eran suficientes para poner en marcha la estrategia contra la inseguridad.

"Sé que el hubiera no existe; diez años eran mucho más que suficiente. El problema es que ha habido una terrible negligencia, limpiar cuerpos de policía, profesionalizarlos en todos sus términos, certificarlos en muchos de los casos. 

"¿Cuánto tiempo? Lo tenemos que hacer tan pronto como sea posible, fijar un plazo me parece que en este momento de manera arbitraria sería un asunto demagógico, lo tenemos que construir con los verdaderos especialistas", dijo Anaya. 

En el Museo Memoria y Tolerancia, sede del encuentro, Anaya pidió no sólo presentar sus propuestas sino también escuchar a quienes de manera directa ha sido afectados por el tema de la inseguridad, "mi solidaridad con quienes ha fallado la estrategia". 

Dijo que los altos índices de criminalidad y violencia se deben a que los grupos criminales se han expandido ante la ausencia del Estado y a que las corporaciones policíacas son controladas por la delincuencia, “el ciudadano ha quedado a su suerte”.  

Anaya dijo que el error más grande en la actual estrategia de seguridad es que las corporaciones y el Ejército no tienen objetivos claros en sus intervenciones ni una estrategia precisa que debe ser temporal. 

También hizo hincapié en el deterioro del tejido social, que debe ser recuperado a través de la cultura, el deporte y, sobre todo, en la generación de empleos.  

Sobre la legalización de algunas drogas, Anaya se dijo abierto al diálogo aunque señaló que no cree que éste sea un factor que por sí solo disminuya los niveles de consumo ni de violencia.  

mmr