MILENIO DIGITAL
4 de julio de 2018 / 06:35 p.m.

MÉXICO.- El presidente nacional del PRI, René Juárez Cisneros, dijo que luego de la derrota en la elección del domingo, el partido acordó mantenerse unido, pero entrarán en un proceso de reflexión profunda.

"Hacia dentro, nuestro partido, su militancia, los simpatizantes, habremos de iniciar un proceso de reflexión profunda, del tamaño en que los ciudadanos nos han dado esta lección en la elección del domingo", dijo en un mensaje a medios acompañado por líderes del partido y 13 gobernadores.

Agregó que esta reflexión será responsable y prudente, por lo que advirtió que no van a permitir que nadie los quiera dividir, "ni nos vamos a autoflagelar".

Abundó que el análisis será cuidadoso y honesto, "que al final nos lleve a salir cohesionados y unidos como organización partidaria".

Juárez Cisneros dijo que ahora al PRI le tocará ser una oposición, la cual, afirmó, será responsable y positiva, la cual antepondrá el interés supremo de México por encima de los intereses personales y los del partido.

"Siempre que sea necesario acordar y construir con todos, acuerdos que les sirvan a los mexicanos, el PRI actuará responsablemente", puntualizó.

En caso contrario, indicó que en cuestiones que no estén de acuerdo, con argumentos, ideas y reflexiones fijarán una posición crítica y constructiva para que los acuerdos se puedan consensar en la diversidad y le sirvan de verdad a México.


dat