Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Día de los Santos Inocentes, de tradición cristiana a broma cándida

En México se conmemora desde 1703 con el arribo de la orden de los Betlemitas.

Agencia

Cada año desde hace siglos, el Día de los Santos Inocentes se celebra en numerosos países cada 28 de diciembre. La conmemoración sobrevive como una tradición donde el origen religioso cambió hacia la broma y el buen humor, con el fin de mermar el sufrimiento por la evocación de su bíblico significado.

De acuerdo con la tradición cristiana y las croniquillas que existen alrededor de ella, todo comenzó cuando el rey Herodes “El grande” ordenó que se le quitara la vida a la totalidad de los niños menores de dos años de edad. La idea era evitar que el anunciado Mesías, nacido apenas unos días antes, creciera y lo despojara de su trono.

No se sabe cuándo se convirtió en algo festivo, aunque una crónica de Antonio de Robles dice que la orden de los Betlemitas -establecida en México en 1673- celebró su fiesta ese día de 1703: “Hoy, ‘Día de los Santos Inocentes', la Iglesia de los Betlemitas tuvo la fiesta de su título y la colación y estreno del retablo del altar mayor...".

Actualmente, con la finalidad de explorar sanamente la inocencia de la gente, este día se acostumbra que entre amigos se pida algo prestado, en broma, y al recibir el objeto que se presta, se diga el siguiente verso: “Inocente palomita que te dejaste engañar, sabiendo que en este día, ¡nada se debe prestar!”.