Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Ese toro enamorado de la tribuna

La tarde del 27 de septiembre del 2009, un cálido viento se paseaba inquieto por el graderío del antiguo Estadio Corona. La novedad: horizonte sin rejas, se había quitado la malla ciclónica para mejorar la vista del espectador.

(Notimex)

Sin duda que en la memoria de los laguneros quedan innumerables recuerdos que en momentos de penumbra, encienden la esperanza y recobran el ánimo de la afición, pues Santos Laguna es un equipo distinto acostumbrado a los primeros puestos y a ser protagonista en las liguillas. El mote de guerreros ha creado identidad entre los laguneros, formando así la comunión jugador- tribuna.

Aquella tarde, la afición llegó con ánimo, armados con su clásico cojín, gorra y las siempre oportunas semillas en el bolsillo. Santos goleó sin problemas al Pachuca 4-0. Un momento especial hizo que el paroxismo del sector sur de sol plateas estallara. Durante el minuto 33 del segundo tiempo, Juan Pablo Rodríguez trasladaba con sosiego el balón delante de la media cancha, para luego ceder con elegancia y certeza el esférico a un siempre revolucionado y pasional Matías Vuoso.

‘El Toro’ recibió el balón para enfrentar al defensa tuzo y después de un ligero amague, recortó a profundidad para llevarse por velocidad y potencia a su contrincante quien aunque se barrió, no pudo evitar que el zurdazo del argentino cruzara el alma de los santistas. Durante el festejo, Matías corrió hacía el banderín del tiro de esquina, para luego, y a sorpresa de todos, saltar el muro divisor y subirse a festejar con los aficionados quienes lo recibieron cual padre al hijo luego de un largo periodo de ausencia.

Los abrazos y la total algarabía reinaron, luego Vuoso regresó al campo para celebrar con sus compañeros y continuar con el desarrollo del encuentro. Para los simpatizantes del sector, ese acontecimiento aún cimbra su memoria, y para todos quienes lo vimos queda la nostalgia al recordar aquella locura que el ´Toro de las pampas' hizo para asombro de todos y que provocó en mas de uno, el esbozo de una sonrisa.