Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Pesadilla Polaca para los merengues.

El conjunto español logró un sufrido empate ante el Legia, quien por momentos parecía que se llevaría los tres puntos ante un escenario sin afición en las tribunas.

Frustración de Cristiano y alegria polaca. (EFE)

El modesto Legia sorprendió a un Real Madrid desconocido que se contagió del gélido ambiente de un encuentro a puerta cerrada, para dejar escapar dos tantos de ventaja y acabar empatando un partido de descontrol en el último suspiro gracias a un tanto de Mateo Kovacic (3-3). Las condiciones del encuentro desde el inicio se mostraron lúgubres, en un clima frío. sin afición en la tribuna y en el campo un Real Madrid que por destellos apareció.

El galés Gareth Bale al minuto 1 y el francés Karim Benzema al 35 adelantaron a los hombres de Zinedine Zidane, pero el Legia derrumbó la alegría española reequilibrando después con anotaciones de Vadis Odjidja al 40' y del serbio Miroslav Radovic en el 58'. Incluso el Legia se puso por delante en el 83', por medio del francés Thibault Moulin, pero en el 85' el croata Mateo Kovacic permitió al Real Madrid evitar la derrota.

Fue poco el tiempo para que el Legia y Real Madrid se asentaran en el campo antes de que llegara el primer gol. Fue a los 55 segundos, cuando el galés Gareth Bale firmó, con una espectacular volea después de que Cristiano peinara el balón, el tanto más rápido de la historia del Real Madrid en la Liga de Campeones, superando el logrado por Karim Benzema hace cinco años a los 83 segundos. El partido parecía empezar a quedar encarrilado. Raphael Varane estuvo a punto de firmar el segundo en el 15, pero la defensa local sacó bajo palos, y luego 18 el arquero del Legia, Arkadiusz Malarz, evitó el gol de otro francés, Benzema. El Real Madrid era dueño y señor del partido, monopolizando la creación de juego, y las ocasiones iban sucediéndose. En el 35, Benzema logró su tanto. Mateo Kovacic dio un pase cinco estrellas a Bale y éste cedió hacia atrás, para que el atacante francés enviara un disparo ajustado al palo.

Antes del descanso y ante la pasividad de la defensa de los españoles, que le permitió buscar el disparo, Vadis Odjidja envió un tiro desde la frontal del área, que sorprendió a Keylor Navas. Ese gol resucitó al conjunto de Varsovia, que afrontó con ánimos renovados la segunda mitad. En el 58' el serbio Miroslav Radovic, con otro tiro desde la frontal del área. Al Real Madrid le costaba más hacer ocasiones. En el 63', un disparo a la media vuelta de Benzema estuvo a punto de entrar en el arco polaco, tras dar en un defensa. El francés Moulin, tras recibir del serbio Aleksandar Prijovic en el 83', puso el tercero en la frente del rival tras un disparo certero. El desconcierto del Real Madrid era evidente, pero Kovacic lo mitigó en el minuto 85, recibiendo de Dani Carvajal de tacón y enviando un fuerte tiro al palo contrario, que dejó el choque en el 3­3 definitivo