Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Viernes
Sábado
Domingo
Lunes
Martes
Miércoles
Jueves

Pronóstico en video

El Sevilla busca técnico tras cinco años sin destituir a un entrenador

El consejo de administración decidió la destitución por la "mala racha de resultados y las sensaciones del juego del equipo".

EFE

El Sevilla, tras hacer oficial el viernes la destitución del entrenador argentino Eduardo Berizzo, trabaja para encontrar uno nuevo, gestión poco usual en este club mediada una temporada, pues hace casi cinco años que no se daba esta situación, cuando cesó en sus funciones Míchel González.

El técnico madrileño, ahora al frente del Málaga, llegó al cargo de entrenador sevillista en febrero de la temporada 2011-12 en sustitución de Marcelino García Toral, actual preparador del Valencia.

Míchel no llegó ni a un año natural en el banquillo, pues inició la campaña 2012-13 y en enero fue destituido por un club entonces presidido por José María del Nido.

Desde entonces el Sevilla no ha tenido que plantearse la destitución de ningún entrenador hasta que ahora lo ha hecho con Eduardo Berizzo.

El puesto de Míchel lo ocupó Unai Emery lo que restó de temporada y tres más, período en el que el técnico de Fuenterrabía logró tres títulos consecutivos de la Liga Europa.

Esos éxitos llamaron la atención del París Saint Germain y, tras acabar la campaña 2015-16, se fue del Sevilla al conjunto francés pese a que tenía contrato en vigor con los hispalenses.

La solución para el siguiente curso, ya con José Castro como presidente desde la etapa de Emery, fue la contratación de un debutante en el fútbol europeo, el argentino Jorge Sampaoli.

Con este preparador, que se había hecho un nombre como seleccionador del Chile, el Sevilla fue cuarto en LaLiga 2016-17 y se clasificó para la Liga de Campeones, rendimiento que en esta ocasión acaparó el interés de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) para que se hiciera cargo de la selección albiceleste, de la que aún está al mando.

Sampaoli, que al igual que Emery tenía contrato en vigor para la siguiente campaña, se despidió del Sevilla a la conclusión del ejercicio 2016-17 y el elegido fue Berizzo, quien había destacado por su labor durante tres temporadas en el Real Celta.

Berizzo ha dirigido al equipo andaluz en veintisiete partidos oficiales, diecisiete de LaLiga, ocho de la Liga de Campeones (dos de la eliminatoria previa a la fase de grupos) y dos de la Copa del Rey.

El argentino, quien actualmente está en proceso de rehabilitación tras operase a finales de noviembre de un cáncer de próstata, deja el equipo quinto en la clasificación de LaLiga Santander con 29 puntos en 17 partidos y un saldo de 9 victorias, dos empates y seis derrotas.

Además, el Sevilla está clasificado para los octavos de final de la Liga de Campeones, en los que le espera en Manchester United, y para también los octavos de la Copa del Rey, torneo en el que se medirá al Cádiz.

Pese a ello, el consejo de administración decidió la destitución por la "mala racha de resultados y las sensaciones del juego del equipo", según las palabras el propio presidente, en alusión a los visto más recientemente.

Tras ganar en la decimocuarta jornada al Deportivo (2-0), el equipo encadenó tres jornadas sin ganar. Encajó un 5-0 ante el Real Madrid en estadio Santiago Bernabéu, empato sin goles en casa ante el Levante y perdió 3-1 ante la Real.

A esta serie se une el que el Sevilla no pasó del empate (1-1) en Eslovenia ante el Maribor en el encuentro de 'Champions', partidos todos en los que se vio muchas carencia defensivas y ofensivas que ha dejado en entredicho la labor de Berizzo.