Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Tigres se lleva dos goles de ventaja ante el Dynamo

El equipo felino venció de visita 2-0 al conjunto de Houston.

Tigres
Mexsport

Tigres dio dos zarpazos mortales al Houston Dynamo y puso garra y media en la Semifinal de la Concachampions al vencer 0-2 con anotaciones de Enner Valencia y Julián Quiñones, ante alrededor de 10 mil aficionados felinos en la casa texana.

Ahora los auriazules regresarán la próxima semana al Universitario a buscar finiquitar la serie, para lo que con cualquier empate, victoria o incluso perder por la mínima diferencia está del otro lado. La única posibilidad del Dynamo es venir al Volcán y ganar 3-0, o por lo menos 2-0 para forzar a los penaltis.

Ricardo Ferretti y sus jugadores ya podrán enfocarse en el Clásico Regio de este próximo sábado en el Gigante de Acero, en un duelo donde pondrán en juego su superliderato, mientras Rayados el invicto. La duda es si podrá estar o no André Pierre Gignac.

Bajo un gélido clima, cercano a los dos grados, los Tigres jugaron a cientos de kilómetros de distancia, pero como si estuvieran en casa, pues miles de Incomparables de Houston y el resto de Texas, así como muchos regios hicieron del BBVA Compass una sucursal del Universitario.

Los gritos de “¡Tigres, Tigres, Tigres!” inundaban la tribuna del estadio texano alentando a un equipo felino que en este juego salió a jugar todo de azul y que en los primeros minutos no encontraba la forma de imponer condiciones en un duelo que arrancaba como la temperatura, muy frío.

El conjunto texano intentaba ir al frente en busca de un gol que le diera ventaja, pero sin claridad y a los empujones. El duelo en los primeros 20 minutos carecía de buen futbol y estaba sobrado de faltas, de juego cortado por las marcaciones del árbitro salvadoreño Iván Barton.

Tuvieron que pasar 27 minutos para que Tigres rematara a portería. En un centro por derecha del “Chaka” Rodríguez que Enner Valencia conectó de cabeza muy incómodo. Los texanos por su parte basaban sus “posibilidades” en tiros de esquina que, aunque conectaron varios, fueron desviados del arco de Nahuel Guzmán.

Al 36’, Tigres tuvo la primera clara en un tiro de esquina que fue salvado por el portero Joseph Willis, y luego en el contra remate de Hugo Ayala se pidió una mano que no se marcó, dejando ahogado el grito de gol en los casi 10 mil hinchas felinos en la tribuna. No hubo más en la primera mitad y el complemento debería ser mucho mejor.

Sin cambios para la segunda parte, Tigres estuvo cerca apenas al 46’ en un tiro libre de Carioca que el portero Willis evitó el gol desviando a tiro de esquina. Los felinos eran dueños del balón, pero sin claridad.

Julián Quiñones sacó un tiro cercano al 56´, pero faltaba una mejor puntería y algo de paciencia a la hora de decidir la última jugada; mientras que Houston apostaba a un error que llegó en un balón perdido por Vargas que provocó un tiro a puerta del colombiano Manotas.

Torres Nilo salió lesionado por un golpe en la rodilla y Ricardo Ferretti mandó a Guido Pizarro al campo, con lo que Dueñas pasó a jugar al lateral izquierdo. El tiempo seguía su marcha y el ambiente en la tribuna seguía siendo lo más rescatable hasta el momento.

Una vez más el portero Willis salvó su marco, en un disparo de Enner Valencia tras un servicio en profundidad de Vargas, al 71’. La insistencia felina tuvo su recompensa al 78’ tras una gran jugada entre “Chaka”, Julián Quiñones y Enner Valencia, que el propio ecuatoriano definió en gran forma para el 0-1.

Mientras en la tribuna los Incomparables cantaban sin parar el tradicional “¡vamos Tigres, te quiero ver, campeón otra vez!”, vino otra gran jugada felina, ahora Valencia le devolvió la cortesía a Julián quien entró al área y con un zurdazo puso el 0-2 regiomontano que casi sentenciaba la serie.

“¡Tigres, Tigres, Tigres!” retumbaba por todo el BBVA Compass, los miles de felinos encendieron sus celulares y pusieron un ambiente de fiesta impresionante y rematando con el cántico dedicado al acérrimo rival por el Clásico que se avecina: “¡Poro popo, poro popo, el que no cante es rayado…!”.

Tigres ahora regresará a casa este miércoles para enfocarse ahora en Rayados, en la edición 118 del Clásico Regiomontano en la casa albiazul y por el momento olvidarse un poco de la Concachampions porque si no sucede una tragedia, los felinos estarán en la Semifinal muy seguramente ante Santos, que venció por el mismo marcador a New York Red Bulls.

DP