Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Domingo
Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado

Pronóstico en video

Ausencia de futbol, desorganización y displicencia

La edición 2018 de Rayados está muy lejos del nivel mostrado el año pasado y genera desconfianza respecto al futuro inmediato.

EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR

No recuerdo cuándo fue la última vez que escribí sobre Rayados con mucha satisfacción después de haber visto algún juego de ellos. Seguramente fue durante el final de temporada regular del Apertura 2017 o algún juego de Liguilla donde le hayan pasado por encima a su rival.

Esta temporada han ganado, pero han convencido muy poco. 

Recién empezaba el juego y Funes Mori hizo el 0-1. Después de eso no se veía a un equipo que controlaba al rival en función de su ideología de juego. Antes había partidos donde el rival se notaba contra las cuerdas por tanta presión, hoy hasta me parece que es cómodo jugarle a Rayados. Analicemos los goles en contra:

El primero: contrataque con una muy buena jugada de Jesús Isijara

El segundo: un total desatención en balón parado.

El tercero: un contraataque con cinco hombres (uno conduce, tres al centro y otro llegando por derecha), desatención defensiva en organización e individual.

Así le hizo Santos tres goles a Rayados, ¿Cuáles son las constantes en los goles y, en general, jugadas de peligro a favor de Santos? Se notan displicentes en el esfuerzo, una desorganización defensiva bastante marcada en los laterales y centrales y además, otra vez, un equipo que se muestra con mucho más pundonor que fútbol.

Cuando el talento individual y colectivo, lo único que no se debe permitir es dejar de esforzarse. Es lo único que no se discute, lo que no se puede dejar en duda en cualquier partido y con cualquier jugador. Hay jugadores que parecen caminar en la cancha y en los últimos minutos aprietan para tratar de sacar el partido; se acercan con un penal y parece que otra vez, a base de agallas, iban a hacer una épica que, incorrectamente, los iba a reconocer como ?un equipo que no se rinde?.

Me da gusto que Rayados haya perdido, que no haya logrado encontrar el empate porque sino muchas cosas se hubieran confundido. Pudo pensarse que es correcto alcanzar con puro esfuerzo sin tanto fútbol, que es correcto medir solo por alcanzar un resultado. Quizá se hubiera perdido la exigencia que debe existir, no solo desde la parte del aficionado, sino de que el cuerpo técnico y jugadores se comprometan a mejorar. Y debo aclarar este punto: cuando digo ?que se comprometan a mejorar? no me refiero a ganar, hablo de mejorar el funcionamiento, encontrar la forma ideal con todo y lesionados.

Quedan 18 puntos, la clasificación es posible, pero ahora me parece mucho más importante pensar en el futuro. ¿Qué van a hacer como institución y equipo de fútbol para volver a convencer a todos los desconfiados de hoy?


gw