Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo
Lunes
Martes

Pronóstico en video

¿Por qué no llegó Sosa a Pumas?

Nunca existió una propuesta formal por el felino; Ismael permanecerá seis meses más en Tigres y será entonces cuando emigre del club.

CORTESÍA: MEDIOTIEMPO

A inicios de noviembre, quizás en el momento más crítico de Ismael Sosa en Tigres, casi sin ser contemplado para alinear como titular. Justo entonces, los rumores sobre una posible salida al término del Apertura 2017 se incrementaban más; diversas versiones en los medios de comunicación aseguraban que el primer postor, el más interesado en sus servicios era Pumas, equipo ávido de un referente y que veía en el retorno del Chuco una posible solución a la crisis deportiva; le precedía un pasado ganador, en el que ya se había ganado a la afición.

"Faltan detalles", aseguraban en impresos y páginas web; en las redes, los aficionados de Pumas se sentían seguros de que el Chuco, que por su cariño a la institución del Pedregal, diría que 'sí' a Universidad Nacional. Semanas más tarde, con Tigres ya en la fase final, a pesar de ser tomado en cuenta un poco más en la Liguilla, Ismael Sosa seguía siendo el tercer cambio, de las últimas opciones para Ricardo Ferretti. Las especulaciones se mantenían al respecto. Fue el peor semestre para el argentino en México, desde su llegada a finales del 2014.

Con 10 apariciones en la fase regular, pero apenas sí 349 minutos en la cancha, Sosa terminó la fase regular de Tigres, sin siquiera marcar un gol; en el camino por el más reciente campeonato de Liga para el cuadro felino, las cosas no fueron muy distintas: 5 veces saltó al terreno de juego, pero solo sumó 80 minutos de acción. En 15 encuentros, no marcó un solo gol, sus funciones se redujeron a ser complementarias; entraba para darle descanso, por lo regular, a Eduardo Vargas, que a inicios de este semestre, convenció a Ferretti con goles y pundonor para quitarle el puesto titular.

Con Tigres como monarca, con la medalla en el pecho y la satisfacción de haberse impuesto a Monterrey, en su cancha, con la euforia todavía presente. Sosa se animó a declarar lo que revivía la teoría de que podría recalar, con una negociación de último minuto, en Pumas: "Soy muy feliz con Tigres, hemos ganado mucho y he tratado de aportar lo que más he podido; disfruto estar aquí, pero disfruto aún más jugando. Vamos a ver qué es lo que nos depara el futuro", aseguró para los micrófonos de Televisa Deportes. Tres días más tarde, sería el cierre de registros en el balompié nacional, donde se traspasarían los jugadores que cambiaran de aires. Se pensaba que el extremo/media punta estaría entre ellos.

Sin embargo, el mini Régimen de Transferencias transcurrió con normalidad para Tigres, que apenas si colocó a jugadores como Luis Quiñones, que estaba a préstamo en Lobos BUAP, recaló en Toluca; de la nómina principal, nulos movimientos. Lo de Sosa se despejó horas más tarde, al consultar a Claudio Curti, representante del futbolista argentino: "Ni Ismael ni yo supimos nada del supuesto interés de Pumas; por lo menos en este receso invernal, Tigres no lo dejó salir al mercado mexicano", reveló vía telefónica.

Por su parte, Universidad Nacional solo tuvo tres incorporaciones: Matías Alustiza, Alejandro Arribas y Yuber Asprilla, mismos que no fueron bien vistos por la mayoría de la afición, al menos en lo que manifestaron en redes sociales. Se especuló que no hubo un arreglo económico por Sosa, aunque la realidad la detalló el propio Curti: "Por lo menos por otros seis meses, Ismael permanecerá con Tigres; ya en junio veremos qué es lo que pasa. También el Tuca le pidió que no saliera. Ha jugado muy poco, pero han sido distintos factores lo que le han jodido. A ver qué pasa, pero la realidad es que lo de Pumas fue un rumor para la tribuna, no fue real".

AM