Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

2015: un año clave de Tigres

La generación de jugadores que llegó o se consolidó en esa época es la que quizá ha jugado mejor en la era reciente de Ferretti.

Archivo

Sin dejar lugar a una sola duda, la gestión de Tigres iniciada en el Bicentenario 2010 ha sido la más exitosa de la historia. Han sido 5 títulos de Liga, además de finales internacionales y trofeos de Campeón de Campeones.

El año más importante en esta gestión es el 2010 donde todo comenzó. Se trajeron refuerzos de peso para cada zona del campo, se le dio continuidad a unos jóvenes que venían empujando para ganarse un puesto y consiguieron un título en 2011.

Luego llegaron algunas dudas: ¿por qué no darle más importancia a los torneos internacionales? Se quedaron en semifinales, volvían a sufrir a historia de ser eliminados por Rayados en Liga y Copa. Parecía que el título del Apertura 2011 había sido un cometa, de esos que tardan 30 años en pasar.

Si hay un segundo año que tenemos que marcar como clave en el proyecto de Tigres para ser el equipo de la década tenemos que hablar del 2015. Para el final de este año era evidente la importancia que tomaría, pero la planeación era para llevar al equipo hacia esos resultados.

Contrataciones estelares

Considerando las temporadas 2014 - 2015 y 2015 - 2016, llegaron fichajes importantes como Nahuel Guzmán, Rafael Sobis, Joffré Guerrón, Dieter Villalpando, André-Pierre Gignac, Javier Aquino, Jurgen Damm, Francisco Meza, por mencionar algunos.

El primer semestre del 2015 fue de un nivel futbolístico muy alto, el Xl base de aquel entonces era:

Guzmán/Palos

Jiménez/Estrada

Ayala/Briseño

Rivas/Briseño

Torres Nilo/Solís

Pizarro/Arévalo

Dueñas/Arévalo

Guerrón/Lugo

Burbano/Álvarez

Sóbis/Villalpando

Carreño/Esqueda/Sobis/Guerrón/Escoto

Más de 20 jugadores participaron de forma regular, además de otros como Espericueta o Genaro Castillo también llegaron a tener actividad. Era una plantilla profunda, muy competitiva y que permitió ser el líder del torneo Liga MX, segundo mejor equipo de Copa Libertadores por debajo de Boca Juniors, aunque en el torneo local solo alcanzó a llegar a cuartos de final, en Libertadores alcanzó superar los cuartos de final, yéndose de vacaciones siendo finalista.

La defensa era sólida, la posesión era bastante propositiva, el centro del campo se notaba muy bien compenetrado, los extremos rendían y tenían buenos suplentes, la dupla Guerrón y Sobis parecía entenderse, la banca era muy buena. Estaban en el camino, sin duda, pero era otro torneo sin salir campeón desde el Apertura 2011. Había que mejorar el equipo, sumar individualidades a un equipo que estaba jugando muy bien.

En el verano del 2015 había que jugar contra Internacional de Porto Alegre para alcanzar una final de Libertadores. Llegaron Jairo González, un lateral izquierdo en lugar de Edgar Solís, de Europa vino Javier Aquino, Damm como uno de los extremos más prometedores del fútbol mexicano y André-Pierre Gignac, la mejor contratación en mucho tiempo.

Una base que permanece

La base del Xl se mantuvo bastante similar, solo había que incorporar estas contrataciones. Damm en el extremo derecho, Aquino sorpresivamente por el extremo izquierdo y Gignac como centro delantero.

Guzmán

Jiménez

Ayala

Juninho

Torres Nilo

Pizarro

Dueñas

Aquino

Damm

Sobis

Gignac

Todo lo relacionado al estilo de juego era muy similar, pero ahora el 4-3-3 estaba mucho más marcado y se notaba en la profundidad de los extremos, la zona de inicio de Sobis, el control de Pizarro y el ida y vuelta que gozaba Dueñas. Un subcampeonato de Libertadores y un título de liga después de 4 años, ese fue el resultado de un gran año para Tigres, el año donde mejor se jugaba y se competía.

Ese año sirvió para entender cuál debería ser la base del juego que necesitaba el equipo para mantener una identidad y saber por qué línea continuar contratando, además de mejorar el grado de competitividad, gracias a los partidos en sudamericana, las eliminatorias directas en el Volcán, y por supuesto la liguilla con todo y el accidente de la final de vuelta ante Pumas.

Durante algún tiempo la línea de fichajes se modificó, se empezó a utilizar línea de 3 de forma más recurrente, la idea de dos extremos cambió para a veces jugar solo con uno, el media punta cambió de características o de plano desapareció para crear algo muy parecido al doble 9.

No se ha vuelto a jugar como en aquel 2015. No significa que todo haya sido malo, hay muchos resultados positivos que respaldan lo hecho, pero esa forma y el fondo que tenía el equipo de Ferretti hace 4 años no ha podido replicarse.

Tampoco pienso que deba buscar imitarse, porque podría salir muy mal al no estar en el mismo punto de forma los jugadores, ha pasado mucho tiempo, pero sería una buena línea de seguimiento para la planeación del Apertura 2019, regresar a las bases tácticas de ese juego.