Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Caso de Ponchito, ¿una maldición en Rayados?

Son varios los jugadores albiazules que en los últimos años se han visto afectados por la rotura de ligamento cruzado anterior.

La cirugía para corregir la rotura de ligamento cruzado anterior de Alfonso González fue todo un éxito, aunque el tiempo de recuperación del jugador llevará más de lo esperado pues en un principio se estimaba que estaría de regreso en seis u ocho meses, pero el doctor Rafael Ortega, médico encargado de la operación del futbolista, confirmó que serán nueve los meses que le tomarán a Ponchito regresar a las canchas.

Sin duda esta lesión es de las peores que puede sufrir un jugador y en el caso de Rayados, parece ser una maldición que ha caído sobre algunos integrantes del plantel albiazul en los últimos años y el originario de Reynosa tratará de que con él no se repita la historia de otros elementos de la Pandilla, cuya carrera no volvió a ser la misma tras una rotura de ligamento cruzado anterior.

JESÚS ZAVALA

Primero en el Apertura 2012 sufrió una rotura del ligamento cruzado posterior de la rodilla izquierda y estuvo más de tres meses sin jugar, pero lo peor para el canterano albiazul llegó en el Clausura 2016, cuando la Flecha tuvo la rotura del ligamento cruzado anterior en la Liguilla, perdiéndose la Final contra Pachuca y cuando regresó a jugar se resintió de la lesión, por lo que nuevamente fue al quirófano y pudo jugar tras 14 meses.

Zavala tuvo escasa participación y tras concluir su contrato en el Clausura 2018 no fue renovado, estuvo a prueba en Querétaro y no logró quedarse con un lugar en el conjunto de Gallos Blancos y actualmente se encuentra sin equipo.

HIRAM MIER

Era considerado una joya de la cantera albiazul tras su debut con el primer equipo en la Concachampions del 2010, bajo la tutela de Víctor Manuel Vucetich.

El joven surgido de las fuerzas básicas del Monterrey mostró un temple de veterano y fue clave en la Liguilla del título del Apertura 2010, pero en el Apertura 2013 sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior y su carrera vino a menos.

Mier tuvo una rehabilitación de siete meses y a su regreso al terreno de juego no pudo hacerlo con el mismo nivel que tuvo antes de la lesión, donde destacó ganando una Liga y el tricampeonato de la Concachampions, además de la medalla de oro en Londres 2012. En el Clausura 2017 llegó a Gallos Blancos, club en el trata de recuperar el nivel que alguna vez lo llevó a estar en la mira de equipos europeos.

SANTIAGO BAÑOS

Llegó al Monterrey de la mano de Miguel Herrera tras haber tenido un buen rendimiento en Atlante, pero en el equipo del Cerro de la Silla, lamentablemente sufrió con las lesiones que lo atacaron sin tregua.

Baños sufrió no una, sino dos veces la rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha durante su paso por Rayados, la primera fue durante el Apertura 2004 y fue operado por el doctor Thomas Pharr en Houston.

Tras estar 11 meses sin jugar, Santiago Baños regresó a las canchas en el Apertura 2005 y apenas en el primer partido en el que volvía a tener minutos, el defensa volvió a romperse el ligamento y quedó otros seis meses fuera de actividad. Esta nueva tragedia impidió que Santiago Baños volviera a jugar con regularidad y en el 2007 decidió retirarse de manera prematura.

ALEX FERNANDES

Al igual que Baños, el brasileño también sufrió el fantasma de las lesiones de ligamento cruzado en su paso por Monterrey y no pudo volver a destacar como en su momento lo hizo con Morelia o cuando recién llegó a Rayados, en donde fue una pieza clave para la obtención del título del Clausura 2003 bajo el mando de Daniel Passarella.

Alex sufrió la rotura del ligamento cruzado de su rodilla izquierda en septiembre del 2004, por lo que fue intervenido por el doctor Thomas Pharr bajo la técnica de injerto cadavérico, pero cuando el atacante estaba cerca de regresar a jugar tras seis meses de rehabilitación, una valoración determinó que solo el 35 por ciento del ligamento injertado se había integrado.

El Brinquitos fue sometido a una nueva operación para retirar el 65 por ciento restante del ligamento y quedó cinco meses más fuera de las canchas, tuvo un breve regreso con Rayados en el Apertura 2007, pero después decidió retirarse de manera definitiva.

SR