Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Con la copa por delante, Cruz Azul provoca caos en el aeropuerto

Alrededor de 500 aficionados celestes cobijaron al equipo a su llegada a la Ciudad de México.

Con un recibimiento de Campeón llegó Cruz Azul a la Ciudad de México,mostrando el trofeo de la Copa MX a los casi 500 aficionados que se dieron cita en el aeropuerto para esperar al equipo, pero todo terminó en un caos que pudo terminar en tragedia, ya que una avalancha provocó que una valla metálica se venciera en el estacionamiento de autobuses.

Sin organización por parte de la policía aeroportuaria y por parte de la barra 'La Sangre' que intentó con empujones intimidar a otros aficionados para calmar la euforia, fue lo que dio color al recibimiento.

Los aficionados se dieron cita en la Terminal 2 del aeropuerto de la CDMX desde las 13:30 horas, por lo que aguardaron en la sala de espera con cánticos y porras hasta que aterrizó el vuelo que trajo a la Máquina desde Monterrey.

Los empujones se convirtieron en una costumbre durante el tiempo de espera, los líderes de la porra buscaban crear un pasillo con los trapos para así hacer que pasaran por ahí los jugadores, que esperaron por más de 25 minutos para salir pues no había las garantías de seguridad para poder ir hacia el autobús.

Entre empujones, manoteos, gritos y porras, salieron los jugadores celestes. El primero fue Rafael Bacaacompañado de Adrián Aldrete, quienes fueron jaloneados por los aficionados para sacarse una foto con ellos.

El caos se incrementó cuando Guillermo Alison salió con el trofeo de la Copa MX, las personas se percataron de inmediato y algunas intentaron quitársela a la fuerza, pero el guardameta aguantó los forcejeos, otros solo la tocaron y la besaron, pero los empujones estaban a la orden del día.

Minutos después, salió el entrenador Pedro Caixinha, quien también tuvo que abrirse paso ante el mar de aficionados azules que buscaban la foto con él; entre jalones y mil complicaciones, el portugués habló de lo que significa para él ganar la Copa MX: "la gente está contenta y nosotros contentos por nuestro trabajo".

Los demás miembros del plantel cementero salieron por una puerta alterna, pero la gente siguió en masa con dirección hacia el autobús de Cruz Azul. Una de las vallas metálicas de contención se venció y con ella se vinieron abajo alrededor de 30 personas, que por fortuna no tuvieron lesiones graves.