Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Felicidades, André-Pierre; no te olvidamos, Humberto

Gignac se acaba de convertir en el máximo goleador del futbol regiomontano.

Gignac y Suazo
Mexsport

Cuando comenzó a sonar el nombre de André-Pierre Gignac en el verano de 2015, la expectativa era alta para el momento que se vivía, porque estaba siendo un año de ensueño, en puerta había una semifinal de Copa Libertadores y bastantes ganas de trascender.

Se quedó a muy poco de anotar ante Inter de Porto Alegre en la ida, pero su primera anotación fue en un Volcán que estallaba de emoción, el equipo que representaba a 40 mil personas en el estadio, y cientos de miles fuera de él, estaba en lo más alto del continente.

La historia ha avanzado, 4 años y medio transcurrieron para que el francés que llegó en verano, iguale al chileno que estuvo aquí 8 años antes, y ambos han forjado una historia de éxito para Tigres y Rayados, ambos dejaron en letras doradas sus nombres en la institución y también en el fútbol regiomontano, y no hay por qué quedarnos en nuestra cápsula: nombres con letras de oro en el fútbol mexicano.

Cuando volteamos a ver las historias de Gignac y Suazo antes de llegar, encontramos que no es una casualidad haberlos visto romper la liga, el Chupete llegaba con 70 goles en 75 partidos con Colo-Colo, una absoluta locura, vino con 21 tantos en 38 partidos en la primera división de Francia.

Humberto ganó ligas, Concachampions y estuvo en el mundial de clubes, y tal vez su gran deuda fue no durar más tiempo en el Monterrey, mientras que Gignac solo un año se quedó sin ganar el título local, ha recibido ofertas importantes y decide no irse del equipo, pero ha quedado a deber en los torneos internacionales, esa es su gran deuda pendiente con la institución.

¿Quién es mejor?

Es la pregunta que muchos queremos responder, y estará sesgada por lo feliz que te hizo cada jugador, algunos valorarán sólo los goles, otros tantos se enfocarán nada más en los colores, incluso no dudo que haya algunos capaces de menospreciar a alguno de los dos, otros basarán su respuesta respondiendo a “¿quién es más completo?”, pero elijan el que elijan, somos afortunados de haber gozado a ambos en esta ciudad futbolera.

No veo esto como que uno se quede atrás y otro sea infinitamente mejor, cada uno está escribiendo su historia, y hay que valorarlos como lo que son: dos de los mejores jugadores que han estado en el fútbol mexicano.

Felicidades, André-Pierre, y no te olvidamos, Humberto.

DP