Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Los 4 factores en la derrota de Rayados

Te presentamos este análisis del Monterrey por Eduardo Torres.

Funes Mori
Mexsport

Las ilusiones en Guadalupe terminaron demasiado rápido, no solo por goles, sino porque no se veía una clara propuesta de Rayados para enfrentar a Cruz Azul.

Hay una frase clásica que es de las más molestas que existen “las finales no se juegan, se ganan”. Da un mensaje de aliento y sobre la relevancia que conlleva un título, pero parece como si la forma estorbara para conseguir algo, como si los triunfos se consiguen solo mereciéndolos y no buscándolos.

Existen algunas claves para que Rayados haya perdido el control del juego, y como consiguiente también perder en el marcador. Culpa para el entrenador y algunos jugadores, como siempre queda repartido y no solo recargado hacia unos cuantos.

Limitando el talento

Al igual que en los partidos más reciente, Diego Alonso optó por utilizar una línea de 5 defensores, 2 centrocampistas y 3 atacantes. Sería muy ventajista de mi parte criticar el parado cuando realmente me parecía buena idea desde antes de juego, sin embargo había también mencionado que el rol tomado por Jesús Gallardo para este encuentro me dejaba claro que lo encerraba en una parcela de campo donde no podría lucir.

Hace no muchas semanas nos dimos cuenta que Gallardo lejos de ¾ puede ser un jugador más, pero cuanto pisa posiciones cómodas para atacar es realmente un futbolista que influye en el juego, ya sea como extremo o interior es capaz de inyectarle algo distinto a las zonas de peligro a favor de Monterrey.

Entregaron el juego muy rápido

El gol es un estado anímico, Funes Mori falló la primera clara que tuvo Rayados. De ahí en adelante si decíamos que era un partido de etapa de grupos en este torneo de Copa muy seguramente podían creernos, porque estaba resultando terriblemente aburrido, algo ideal para que Cruz Azul pudiera sobrevivir a esos 20 minutos fundamentales para todo equipo visitante en una final.

Cayó el 0-1 por un error del arquero y el equipo no pudo reaccionar, fue un golpe que pegó más de lo normal y los jugadores por sí solos no parecían poder arreglar el error que se estaba notando de forma evidente en el terreno de juego.

Diego Alonso

Al medio tiempo el equipo necesitaba cambiar la intensidad, tenía que incomodar con y sin balón a Cruz Azul, pero no sucedió. Caixinha decidió ingresar a Cauteruccio en lugar de Caraglio y ese cambio hombre por hombre les hizo mucho bien en cuanto a ritmo de juego se refiere, mientras que Monterrey se quedó igual: basando su juego en los trazos largos, mismos que ya eran claramente anulados por el marcaje sobre Funes Mori.

Cuando se hicieron modificaciones puedo decir que tácticamente lo que ayudó un poco a Rayados fue el adelantamiento de Gallardo, porque de ahí en fuera terminó siendo el mismo mal equipo en una final.

No pesan

Rodolfo Pizarro y Avilés Hurtado entraron al partido, pero si no lo digo quizá mucha gente ni cuenta se dio. Los jugadores en teoría más importantes que tienes no son capaces de ofrecer algo distinto viniendo desde el banquillo, es en esta clase de momentos donde puedes darte cuenta que al equipo le falta un “diferente”, un rebelde, tiene buen talento colectivo cuando dan esbozos de jugar bien, pero individualmente queda aislado.

DP