Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Rayados con pie y medio en la Liguilla

Monterrey venció 2-0 a Veracruz y llegó a 26 puntos en la tabla general.

Rodolfo Pizarro
Mexsport

Tres días después de “morir” en el intento de conquistar el título de Copa, Rayados resucitó en la Liga y se afianzó rumbo a la Liguilla al vencer al Veracruz 2-0 en un juego que se les complicó de más.

La escuadra albiazul recuperó el sexto puesto de la tabla con 26 puntos y prácticamente amarró su boleto a la Fiesta Grande y amenguó un poco la desilusión de media semana.

El partido arrancó convulsionado para el Monterrey, porque el estadio no llegaba ni a media entrada, Veracruz le creó dos opciones claras en los primeros seis minutos y Jesús Molina salió lesionado al nueve.

La derrota en la Final de Copa parecía seguir en la mente de los jugadores, no hilaban jugadas, perdían el balón y los Tiburones estaban más que cómodos. Incluso la barra de La Adicción no ingresó en su totalidad al estadio hasta el minuto 10.

Sin embargo, cuando un equipo tiene elementos con la onza de calidad diferente en un segundo puede cambiarlo todo y así pasó cuando Rodolfo Pizarro al 24’ sacó un trallazo de fuera del área para el 1-0 albiazul que devolvió la tranquilidad a sus hinchas.

Todavía ‘Nico’ Sánchez pudo ampliar la ventaja al 37’, pero su cabezazo, sin marca en el área tras un córner, salió a las manos de Gallese; mientras que los Jarochos tuvieron una al 43’ en remate de cabeza del “Polaco” Menéndez apenas por encima.

Daba la impresión que el juego estaba en la bolsa para Rayados, que era cuestión de tiempo para aumentar el marcador, pero debían ser más intensos para el complemento.

En la reanudación del juego Veracruz se fue hacia adelante y aunque no generaba peligro, parecía que Rayados estaba consintiendo, pues no mostraban intensidad ni una postura agresiva.

Al 56’ Barovero salvó el empate en un cazado del “Puna” Chávez, en una secuencia de disparos que ya había atajado a Adrián Luna. Ya era preocupante la pasividad rayada, a quienes anularon gol dos minutos después por fuera de lugar de Madrigal.

Poco a poco Monterrey empezó a ser peligroso en los contragolpes y tuvo dos claras en un remate de Avilés al poste y otro de Gallardo que no supo definir.

Pero al 71’ ahora sí Gallardo no perdonó en un contraataque letal en los botines de Dorlan Pabon que dejó solo al ex puma para matar así las aspiraciones jarochas con el 2-0 que hizo estallar el júbilo de los poco más de 28 mil asistentes al Gigante de Acero.

Rayados finalmente controló el resto del tiempo y gracias al peso de sus individualidades logró vencer a un rival que los complicó con muy poquito y en eso tendrá que trabajar mucho Diego Alonso para no sufrir de más para ganar un juego.

Ahora Monterrey visitará a Necaxa en busca de clasificar matemáticamente a la Liguilla, pero con la consigna de recuperar el nivel de juego y los lesionados.

DP