Rayados consigue su tercera derrota consecutiva  Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Rayados consigue su tercera derrota consecutiva

Monterrey perdió 1-0 ante Querétaro en 'La Corregidora'.

Rayados
Rayados

En menos de 20 días, Rayados cambió toda alta y dulce expectativa por un pesimismo abismal.

La imagen de Joel Campbell es el reflejo de lo que hoy sucede con este equipo, que perdió pisada y, por el contrario, es hasta sencillo ‘pintarle la cara’, aun y cuando el rival no tenga las credenciales suficientes para plantarle cara. Así, el Querétaro se llevó el triunfo en La Corregidora.

Tres derrotas en fila para el escuadrón que dirige Javier Aguirre que iguala su peor racha desde que dirige al equipo. Pero además, una jornada más estancados en 20 puntos. Los Gallos, a su vez, se niegan a morir; 15 unidades que les permiten soñar aún con la Repesca.

El ‘Vasco’ movió a su once nuevamente. Apostó por Erick Aguirre desde el inicio y Jesús Gallardo como extremo. César Montes hizo dupla atrás con su hermano Alán. Ninguno realmente gravitó como se esperaba.

Al Monterrey se le aplaudió su intento por buscar la portería de Washington Agurre. Lo buscó por izquierda, por derecha y centro, por momentos obligando al meta uruguayo a intervenir.

Pero ni eso fue suficiente para adelantarse en el juego. El rival, por su parte, sólo esperaba, consciente que sus argumentos futbolísticos no podían competirle de tú a tú al huésped. Sí, agazapados, dejando quizá a la suerte el destino.

Y, cuando menos se esperaba. Esa fortuna le sonrió al que menos la buscó. Llegó un balón filtrado hacia un incansable Erick Vera. Tras un recorte hacia adentro, eludió a César Montes, luego a Kranevitter para sacar un fiero disparo ante la barrida de Alán. Gol, incredulidad y a correr cuesta arriba. Apenas era el 33’.

Monterrey fue un triste manojo de nervios. Aguirre realizó cambios. Se atrevió a prescindir de Funes Mori y ni si así encontró que su equipo pudo encontrar la senda para batir a Aguerre.

Si esto no fuera suficiente, sobre el 72’ Campbell no aprovechó un tiro de esquina y sin portero –porque el meta tropezó- y mando su remate con la cabeza increíblemente hacia afuera.

Sin futbol, apelando a la calidad individual, a un espasmo de inspiración, Rayados se fue diluyendo, haciendo hasta sencillo el trabajo de los defensores queretanos hasta que llegó el temido silbatazo final.

Tres derrotas en fila para el Monterrey del ‘Vasco’ en la parte final de la campaña y a una semana de disputar la Gran Final de Concacaf. De tener dulces expectativas, este equipo pasó a ser rodeado por un pesimismo abismal.

DP