Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Rayados: la línea de tres, algo más que un esquema

En el Apertura 2019, Diego Alonso ha modificado el parado táctico de su equipo. ¿Cuáles son los pros y los contras de este sistema?

Archivo

Cuando Rayados enfrentó a Toluca en la fecha 5 del Apertura 2019, inició con 3 defensores, un par de carrileros, dos centrocampistas, doble mediapunta y un centro delantero. En ataque se formaba un sistema 3-4-2-1, y en defensa el 5-2-2-1 o 5-3-1-1, dependiendo en qué fase de la subida rival se quiera tomar como referencia del dibujo táctico.

¿De 3 o de 5?

En la primer temporada de Diego Alonso al frente de Rayados también se emplearon sistemas con 3 defensas centrales, y es aquí donde hay que diferenciar las “líneas de 3” y las “líneas de 5”, que están relacionadas directamente a los futbolistas que ocupan los carriles, por mencionar algunos ejemplos:

Medina y Vangioni por fuera: línea de 5

Layún y Gallardo por fuera: línea de 3

Esto por las características ofensivas de cada futbolista, que hace pasar más tiempo una marcada línea de 3 o más tiempo una notoria línea de 5, las pretensiones de Alonso esta temporada son de 3.

Una solución práctica

Pero en su primer torneo tenía que ser de 5 porque la defensa sufría lesiones y además había una mala organización, por lo cual empleó el concepto de “si no puedo defender bien, defiendo con más”

Durante la temporada anterior también se emplearon sistemas con 3 defensores centrales, lo pudimos ver contra Atlanta United, Toluca, Kansas City y Necaxa de forma inicial, por mencionar algunos ejemplos.

Esquema y estructura

Cuando hablamos de esquemas tiene que ver con la distribución geográfica de los jugadores en el campo que va formando líneas, y a partir de ahí surgen 10 sistemas: 5 con línea de 4 y 5 con línea de 3, pero hay otros momentos donde se tiene que hablar de “estructura”.

Esto ocurre con el acomodo del equipo en campo rival cuando hay un amplio dominio, o incluso en defensa cuando están echados atrás. En ataque lo vimos frente a Morelia en el partido que enfrentó a Rayados durante la segunda parte, una estructura 2-3-3-2 porque Monarcas tenía a un jugador menos y Monterrey estaba en campo rival, ahí ya hablamos de una línea de 2, los carrileros a la altura del contención, mediapuntas y un 8 de ida y vuelta a la misma altura, y el “falso 9” (Rodolfo Pizarro) se convierte en doble punta junto a Funes Mori. Ver a Layún haciendo gol esa noche en la zona del mediapunta, no fue casualidad.

¿A qué voy con esto? Cuando Rayados utiliza ese sistema con línea de 3, permite que sus carrileros estén ocupando zonas que normalmente usan los interiores, porque les permite cerrarse, ¿recuerdan los remates al poste de Gallardo vs Toluca? Es por eso.

Celso Ortiiz hace que la defensa pueda ser 3 + 1, Carlos Rodríguez es el pistón que apoya al paraguayo y a Pizarro o Meza, es un sistema muy importante para los complementos.

Un sistema de línea de 3 que inicialmente puede ser 3-4-3 o 3-4-2-1, puede terminar con una estructura 3-1-3-3:

Barovero

Medina - Montes - Sánchez

Ortíz

Layún - Rodríguez - Gallardo

Meza - Funes Mori- Pizarro

La importancia de los centrales

Obviamente la principal tarea de estos elementos es defender, pero con sistemas de líneas de 3, y considerando que Rayados quiere cada vez la posesión, tendrán que posicionarse a una altura elevada y tener 35 - 40 metros a sus espaldas que los atacantes rivales podrán aprovechar, y por eso mismo los centrales de Monterrey tendrán que estar muy atentos y dominar la defensa a campo abierto sin falta.

Además, es fundamental que tengan una buena salida corta y larga, es decir: que puedan dar pases entre líneas, no solo laterales, y que también sepan lanzar trazos cruzados hacia los carrileros que normalmente estarán mano a mano o, en algunos casos, solos.

¿Dos mediapuntas o dos nueves?

Hasta ahora, la disposición de Alonso ha sido con Meza y Pizarro detrás de Funes Mori, y ante Toluca que debutó Janssen lo hizo por Rogelio, es decir: se mantuvo igual.

Podría pensarse, en una de las opciones para que el argentino y el holandés jueguen juntos, que el sistema cambie de 3-4-2-1 a 3-4-1-2, sacando a uno de los mediapuntas para ingresar a otro 9, esto puede llegar a ser desde el inicio o como una alternativa durante el partido.

¿Cuáles son las desventajas?

Jugar con mucha posesión, intentar hacer ataques posicionales, pases entre líneas, defender muy alto, que haya mucho movimiento de jugadores, tener que salir en corto y en largo, generar mano a mano, es un fútbol entretenido cuando tiene un ritmo dinámico, a veces aburrido cuando el ritmo es lento (aburrido, no mal juego), pero siempre lleva riesgo de perder el balón y quedar mal parado, no tener jugadores que lo interpreten bien, etc.

Desarrollar el fútbol de esta forma te permite fichar jugadores para cosas más específicas, e incluso gozas de la polivalencia de algunos otros, te deja hacerlo de manera prolongada y no depender del trazo largo a los espacios nada más, pero siempre conlleva riesgos, lamentablemente esos riesgos resuenan más que los aciertos del sistema.

El futuro

Si esta parte del modelo de juego, que luego puede funcionar o no y desaparecer o fortalecerse, funciona para Diego Alonso, deberá considerarse fichar a jugadores específicos para esto, ya sea mejorar a los titulares o tener fondo de armario, es decir una plantilla más amplia.

Y cómo este proyecto de Rayados considera a los jóvenes, ya sea de cantera o fichajes de otros clubes, será importante que en las categorías inferiores se entrene y juegue con este parado, para cuando debuten sepan qué es lo que se debe hacer dentro de este sistema.