Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Tigres y Rayados, frente a frente

El Clásico 117 podría definirse en el choque entre flaquezas y virtudes de los equipos locales.

Mexsport

Este domingo se jugará la edición 117 del clásico regio y Tigres viene de ganarle a Toronto el pasado miércoles mientras que Rayados ha estado pasando por un mal rato de estilo y resultados. Además, tienen algunas lesiones importantes que sin duda condicionan la parte colectiva y sobretodo individual para Monterrey.

En este texto pretendo mostrar algunas de mis consideradas debilidades y fortalezas de los equipos protagonistas de este partido, empezando primero por el club local:

Tigres, sus fortalezas

La posesión y el dominio de una idea: si a los jugadores felinos les cambias la camiseta y les pones una máscara para un partido, podrás saber que es ese equipo de Ferretti por el estilo que emplean, una situación que no en todos los equipos se puede plantear.

En esta clase de partidos es un punto extra saber qué es lo que vas a hacer, porque puedes ajustar según el rival, puedes reordenar tu defensa o extremos, puedes defender y atacar a distintas alturas, es decir: puedes hacer cambios en el contorno, pero lo más importante no va a cambiar.

Tener la pelota no es un capricho, es una necesidad para Ricardo Ferretti y sus jugadores saben convivir muy bien con esa idea, cuando tuvieron que sacar la pelota controlada contra Rayados, en sus mejores tiempos, tampoco tuvieron mucho problema.

Técnica individual: para esto hay que comparar sí o sí, y me atrevo a decir que en prácticamente la mayoría de las posiciones si los ponemos uno contra uno, Tigres está un escalón por encima de las soluciones individuales que te pueda dar Monterrey. En la portería, en duelos defensivos, duelos ofensivos, creación de jugadas, recuperación de balón.

Las debilidades de Tigres

Falta de intensidad: muchas veces el peor enemigo de Tigres con ellos mismos, a este equipo si no se le pone presión encima difícilmente puede sacar su mejor versión, si los líderes dentro del campo y el entrenador desde afuera inyectan la intensidad necesaria podremos ver la mejor versión colectiva, pero si salen con demasiada confianza negativa, la historia puede terminar mal para ellos.

Balón parado: desde hace algún tiempo esta es de las debilidades más grandes que tiene Tigres, y también de las más evidentes. Para este momento ya debe haber un plan de cómo contrarrestar esta opción para el rival, saber quiénes son los mejores rematadores, cómo rematan, cómo cobran los balones parados, cómo se desmarcan, etc.

Rayados, sus fortalezas

El juego aéreo: Luis Madrigal, Rogelio Funes Mori, Jesús Molina y Nicolás Sánchez, los 4 mejores jugadores que tiene Rayados para aprovechar el juego aéreo, normalmente 2 de ellos son titulares y el resto se queda fuera o va entrando de cambio, y esto es una buena señal para ellos. Hay soluciones para su mejor virtud dentro y fuera del campo.

Las transiciones rápidas: esta es una gran virtud, sobretodo con Dorlan Pabón en el campo liderando estas acciones, además de la distribución de balón que puede tener Rodolfo Pizarro para encontrar los espacios de distribución de balón y así hacer entregas con ventajas, sobretodo tratando de aprovechar la falta de giro veloz que tiene Juninho, si es que juega.

Las debilidades de Rayados

Falta de soluciones individuales: las lesiones merman a cualquier equipo, y Rayados lo ha sufrido mucho en los últimos partidos. Y también se debe mencionar otra situación al respecto de esto: ningún rayado anda en el mejor estado de gracia como para que se ponga la capa de héroe y saque el juego por sí solo, actualmente no hay ningún jugador así en la plantilla.

Cierre de los partidos: no voy a basar este punto en números de goles, sino en funcionamiento. El equipo se cae en los últimos 20-25 minutos. Pierde intensidad, pierde recorridos, pierde capacidad de sorprender al rival, y creo que puede llegar un punto donde haya que aguantar todos los cambios para esta parte del juego y ajustar en la estructura, o empezar a lanzar pelotazos y persignarse para ver si ocurre algo bueno.