Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Un plan ejecutado a la perfección

Diego Alonso analizó a Kansas City y logró reconocer sus puntos débiles.

Para describir en dos palabras el partido que hizo Rayados contra Kansas diría: efectivo y preciso. Se notó que Diego Alonso analizó a profundidad lo que Peter Vermes pretende con su equipo, identificó sus puntos débiles y los atacó.

La presión alta

Cuando SKC contrató a Fontás y a Ilie Sánchez era por su conocimiento del juego ligado a la posesión gracias a su crianza en La Masía del Barcelona, entonces Vermes basa mucho su juego de salida en estos dos jugadores españoles, el marcaje sobre ellos fue voraz y efectivo, prácticamente no tuvieron comodidad en ningún momento del partido, y a partir de ahí desarticuló al rival.

Muchas veces hemos escuchado que para que un 9 no remate de cabeza, lo importante no es marcalos, sino evitar que lleguen los centros. Y más o menos eso fue lo que hizo Rayados: para evitar que la pelota llegue con comodidad a los extremos, marcó al 5 y a los interiores, que la pelota se quede ahí en el centro del campo para iniciar contraataques.

Efectividad en el arco

Kansas empezó a preocupar un poquito al inicio. Atacaba muy rápido, combinaba bien, hubo buenos movimientos de desmarque, pero no logró algo realmente valioso, solo la presencia en el área, y Rayados no perdonó: dos contraataques y un gol. Todo basado en pases frontales largos, Funes Mori fungiendo de poste y Pabón siempre abierto para ser línea de pase, nunca se cierra para no incomodar la carrera de Rogelio. Recibe, define.

La parte táctica y estratégica estaba puesta: Hurtado iba a presionar, Funes Mori estaba listo para el contragolpe, el control del centro lo tenía González y Rodríguez, Pabón estaba liderando la organización, pero necesitaban el gol, porque este equipo depende mucho de la confianza, sobretodo con el entrenador, tienen que pensar “lo que me dice el técnico, está pasando, tengo espacios, tengo oportunidades, puedo correr con balón”, y los goles tan tempraneros fueron un gran envión de confianza.

No bajar los brazos

Cuando termina el primer tiempo 2-0 arriba, muchos pensábamos que Diego Alonso iba a tomar la decisión de ceder metros y defender cada vez más cerca del arco, como suele hacerlo en varios partidos de Liga MX, porque en teoría 2-0 en una semifinal de ida donde vale gol de visitante era buena opción, pero ni los jugadores ni el entrenador quisieron hacerlo: siguieron atacando, continuaron presionando, las oportunidades de anotar estaban y lo lograban, y lo más importante: hubo cambios no-defensivos, que ingresaron para mejorar el Plan A, no para cambiar a un Plan B.

Todo resuelto

De un 5-0 no se levanta nadie, así de sencillo. A Rayados le queda Toluca en el camino antes de la semifinal de vuelta, hay que centrar toda la atención en ese encuentro para no perder posiciones en la tabla, y a Kansas hay que viajar no con una plantilla totalmente alterna, pero sí hacer algunas modificaciones del Xl inicial, que no haya duda. Diego Alonso se ganó la oportunidad de rotar.

AM