Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Rams, los ganadores en cancelación de NFL en México

La visión que se tiene de la cancelación del juego internacional tiene dos ángulos, se ve beneficiado al equipo local pero hay molestia y se culpa de esta situación a la liga

No es una situación común y por ello la cancelación del juego del Lunes por la Noche en Estados Unidos también se convirtió en un tema a lo largo de todo el país. Mientras en México se culpa a los organizadores y a los encargados de tomar decisiones en el estadio Azteca, en EU la bolita se la echan a la NFL. en EU la bolita se la echan a la NFL. Un caso similar se dio en 2016 que provocó que la liga sea blanco de críticas, la suspensión del juego del Salón de la Fama en 2016 por las malas condiciones en el campo por el tipo de pintura que se utilizó en los distintos logos que se pintaron, y lo que sucedió en el estadio Azteca reavivó los cuestionamientos. En diversas columnas o páginas de internet, se ha preguntado la razón que tuvo la NFL de no presionar muchas semanas previas a los encargados del estadio al ver los problemas que había con el pasto y también porqué tardó tanto tiempo en tomar la decisión de mover el juego. “La NFL, con varios golpes a su imagen en los años recientes, no iba a tomar el riesgo de exponerse a otro gran golpe cuando se hizo evidente que las condiciones del campo eran atroces”, escribió Jarrett Bell, del US Today, en una columna llamada Reubicar el juego Jefes-Carneros, otro gran desastre para la NFL. “Sin embargo, hace que te preguntes: un poco más de dos años después de que las terribles condiciones de los campos forzaron la cancelación del juego Pro Football Hall of Fame en Canton, Ohio, ¿cómo podría la NFL siquiera acercarse a organizar un juego en un estadio con un campo de mala calidad? Más adelante tocó otro punto en el aspecto del mantenimiento. “Una de las lecciones más duras que tomó la liga en el tema de Canton se dio alrededor del servicio de mantenimiento del campo que llevó a esa situación, algo que en el tema de México es poco claro”. Pero hubo entonces otra opinión que cuestionó el tema de los duelos internacionales. Dan Wetzel en su columna en Yahoo Sports, dijo: “Ciertamente es algo vergonzoso para la liga, pero más importante, debe de servir como un mensaje de advertencia, o al menos, un recordatorio, de que a pesar de lo mucho que la NFL quiera llevar su producto a otros mercados, tiene que ser muy diligente para asegurarse de que las condiciones en los otros sitios sean las mismas de las que se tienen en los Estados Unidos”. Y para seguir con este análisis, llegó una pregunta en otro texto: ¿por qué se llegó a un punto tan cercano de darse una catástrofe? Si el concierto que arruinó el campo fue el 11 de octubre, más de un mes antes, ¿qué esperaba la liga que sucediera entre ese día y ahora para hacer que el campo cumpliera con los estándares de la liga?”, es lo que cuestionó Mike Florio, de ProFootballTalk. “Es difícil de entender porque los esfuerzos no fueron cortados con anticipación para remediarla. La explicación puede ser simple. Quien quiera que estuviera a cargo (Mark Waller, encargado de operación internacional de la NFL) del juego, posiblemente sabía lo que venía pero trató de retrasar lo que era inevitable en su reunión con el comisionado Roger Goodell, quien sin lugar a dudas se molestó al ver que se echó a perder su visita anual a México”. Y mientras se siguen haciendo cuestionamientos sobre lo que sucedió y quiénes son los culpables, el sentimiento en general es que los Carneros de Los Angeles son los ganadores de este cambio, ya que realmente serán locales en uno de los duelos más atractivos de la temporada, en lugar de jugar como equipo de casa en un estadio neutral con condiciones muy diferentes a las que ellos tienen en el Estadio Coliseo.