Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Sábado
Domingo
Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes

Pronóstico en video

Qué Brasil era más fuerte… ¿2014 o 2018? 

La selección mexicana se volverá a ver las caras contra el Scratch en los Octavos de Final del Mundial de Rusia. 

CORTESÍA: LA AFICIÓN

Por quinta ocasión en la historia de las Copas del Mundo, Brasil y México se verán las caras, esta vez para medirse en los Octavos de Final del Mundial de Rusia 2018. 

El historial es completamente a favor del Scratch, ya que en los cuatro encuentros previos, ha derrotado al Tri en tres y el otro ha sido un empate, con un saldo de 11 goles a favor y ninguno en contra.

Sin embargo, el equipo de hace cuatro años y el actual presentan diferencias muy marcadas; algunas de ellas te las decimos a continuación

BRASIL 2014

El equipo de hace cuatro años tenía sobre sus hombros el peso histórico del antecedente del Mundial de 1950. Era una selección talentosa, la cual dio muestra de que podía soñar con su sexta estrella con el título obtenido en la Copa Confederaciones de 2013.

Sin embargo, ya empezado el Mundial, Brasil no convencía, iba dejando dudas y, partido a partido, era evidente que había más miedo por perder que ilusión por ganar. Lo que en realidad hacía fuerte a esta selección era el nacionalismo y el apoyo incondicional de su hinchada en cada uno de los estadios que se presentaba.

Un equipo fuerte por talento, jugadores y afición, pero muy débil en fuerza metal, el cual fue dependiente de Neymar de principio a fin.
Esta presión llegó a su límite en Semifinales, en donde el Scratch cayó 1-7 ante Alemania; en el duelo por el tercer lugar, Holanda los venció por marcador 3-0.

BRASIL 2018

El Brasil de 2018 es un equipo que está hecho fundamentalmente a la europea, esto por el nuevo estilo que ha implementado Tité en el equipo.

Ya no dependen tanto de Neymar, pero sin duda sigue siendo el gran referente. Quizá es por ello que no se encuentra, de primera instancia, gran diferencia con este equipo.

Brasil dista de ser mágico y espectacular, pero ha pasado a ser un cuadro efectivo y pragmático. Aprovecha las oportunidades que tiene y domina poco a poco a su rival. Mucha posesión de balón, juego vertical, directo, con pelotazos.

Ya cuando tiene ventaja, se relaja y, ahora sí, comienza con el jogo bonito. Es ahí en donde este equipo es muy superior al de hace cuatro años.