Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Derechos LGBT son una amenaza para la nación, dice líder polaco.

El dirigente dijo que cualquier cuestionamiento contra la iglesia católica en Polonia es antipatriota.

| ESPECIAL

VARSOVIA. — El presidente del partido conservador que gobierna en Polonia, Jaroslaw Kaczynski, describió el movimiento en favor de los derechos LGBT como una importación extranjera que amenaza a la nación polaca.

Kaczynski, el político más influyente de Polonia, añadió que “todo el mundo debe aceptar el cristianismo” y que cuestionar a la poderosa Iglesia católica en Polonia es antipatriótico.

El dirigente expresó esas opiniones en un discurso el miércoles sobre patriotismo en la ciudad central de Wroclawek antes de las elecciones del mes que viene al Parlamento Europeo y de los comicios generales en Polonia del próximo otoño.

Sus declaraciones también llegan en un momento de cuestionamiento a la Iglesia en Polonia por los casos de pedofilia, ahora que cada vez más víctimas rompen el tabú para denunciar los abusos que sufrieron. Una película sobre el tema, “Kler” (“Clero”) ha sido un éxito de taquilla y los sondeos de opinión muestran un apoyo menguante a que monjas y sacerdotes enseñen religión en las escuelas públicas, como se hace ahora.

El movimiento pro derechos LGBT, por su parte, se ha vuelto más visible en los últimos años y cada vez más ciudades y localidades, incluso algunas conocidas como bastiones de la Iglesia y los valores conservadores, celebran desfiles del orgullo. Suelen encontrar contra protestas organizados por grupos de ultraderecha.

Kaczynski parecía apelar a los sentimientos de los polacos que sienten que se les están imponiendo valores progresistas contra su voluntad como un efecto no deseado de haber entrado en la Unión Europea hace 15 años. A la Iglesia católica en Polonia se le reconoce el haber preservado el idioma y el espíritu polaco durante un largo periodo de control extranjero, así como su apoyo al movimiento democrático bajo el régimen comunista.

Kaczynski y su partido, Ley y Justicia, ganaron las elecciones de 2015 _en plena crisis migratoria en Europa_ tras una campaña que mostraba a los refugiados musulmanes como una amenaza para la nación.

En las últimas semanas, el partido ha señalado a los derechos LGBT como un riesgo para las familias y los niños.

“Estos son los mismos métodos y los mismos mensajes”, dijo Miroslawa Makuchowska, del grupo Campaña Contra la Homofobia. “Es estremecedor y terrorífico porque es buscar un chivo expiatorio”.

Makuchowska dijo creer que la referencia a la comunidad LGBT pretende distraer a la gente de los escándalos de corrupción en el gobierno y en la Iglesia. Sin embargo, dijo creer que el intento no ha funcionado porque ha movilizado a algunas personas, como hace poco un grupo de deportistas heterosexuales, para salir en una defensa sin precedentes en contra de la homofobia.

El dirigente calificó a la película “Kler” como un “ataque contra la Iglesia”.

“Estamos tratando con un ataque directo a la familia y a los niños: la sexualización de los niños, todo el movimiento LGBT, el género. Esto es importado, pero hoy en realidad amenazan nuestra identidad, nuestra nación, su continuación y por lo tanto el Estado polaco”, afirmó.

cog