Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Hermano de sospechoso de ataque en Berlín le pide que se entregue

Ofrecen 150 mil dolares por su paradero.

El mercado navideño de Berlín fue re-abierto tres días después del atentado.

Berlín, 22 Dic.- El hermano de Anis Amri, el tunecino fugitivo sospechoso del incidente mortal en el mercado navideño de Berlín, lo instó a entregarse a las fuerzas de seguridad alemana, al enterarse de que las autoridades de toda Europa buscan al atacante.

Esta declaración se produce cuando las autoridades alemanas se enfrentan a una creciente presión después de que se conoció que el tunecino había estado bajo vigilancia policial y había estado en contacto con Abu Walaa, un reclutador del Estado Islámico.

Amri, quien cumplió 24 años el jueves, salió de Túnez hace años para Europa, pero había estado en contacto regular con sus hermanos a través de Facebook y vía telefónica.

El hermano dijo que Anis puede haberse radicalizado cuando estuvo en una prisión en Italia, donde se fue después de salir de Túnez a raíz de los levantamientos de la llamada primavera árabe.

Anis Amri estuvo bajo vigilancia policial durante varios meses hasta septiembre de este año debido a que se sospechaba que planeaba un robo en Berlín para financiar la compra de armas, dijo Karen Müller, portavoz del fiscal de Berlín.

Anuncio emitido por la policía federal de Alemania para dar con el paradero de Anis Amri.

En un comunicado, la fiscalía ofrece hasta 150 mil dólares por información que conduzca a la detención de Amri, al que caracteriza como violento y podría esta armado.

En Duesseldorf, Ralf Jäeger, ministro del Interior del estado de Renania del Norte-Westfalia (RNW), dijo que el tunecino llegó a Alemania en julio de 2015 y que su solicitud de asilo fue rechazada., después de lo cual debería haber sido deportado pero no podría ser devuelto a Túnez porque sus documentos estaban desaparecidos.

Aunque las autoridades han tratado de acelerar la deportación de solicitantes de asilo rechazados este año, todavía hay un rezago en Alemania de decenas de miles, muchos de los cuales son capaces de resistir porque sus países de origen se niegan a llevarlos de regreso.