Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo
Lunes
Martes

Pronóstico en video

Conoce la colección de más de 2 mil Nacimientos que resguarda La Purísima

Las figuras talladas en rama, hechas con hojas de tamal y de otros materiales fueron coleccionadas por monseñor Aureliano Tapia Méndez, un legado que se ha mantenido intacto.

La basílica de La Purísima esconde un enorme tesoro: una colección de más de 2 mil Nacimientos de distintas partes del mundo.

MONTERREY.- La basílica de la Purísima Concepción de Monterrey esconde un inmenso tesoro... y como todos los tesoros, pocos tienen acceso a él.

A un extremo de los espléndidos vitrales de la modernista iglesia construida en 1941, unas escaleras conducen a una capilla subterránea. Cripta, es su término correcto y la palabra deriva del griego antiguo que significa "oculto", y ciertamente así lo es.

El rector de la basílica, el padre Jorge Rodríguez Moya, es el custodio de más de 2 mil nacimientos, procedentes de todo el mundo, elaborados con los más variados materiales que reposan en vitrinas dentro de aquel recinto.

Las figuras fueron coleccionadas por monseñor Aureliano Tapia Méndez, párroco de la Purísima de 1980 al 2003. Y su legado se ha mantenido intacto.

Es sorprendente observar la gran variedad de materiales con los que fueron elaboradas las figuras. Por ejemplo, puede encontrarse unas hecho con hojas de tamal. Otro misterio, fue delicadamente tallado en un delgado tronco con finisísimos detalles de admirable belleza a pesar de su modesto origen.

Otro, confeccionado por indígenas norteamericanos, plasman los rasgos e indumentarias de aquella etnia. También vimos un nacimiento huichol. Y el visitante encuentra lo mismo miniaturas en marfil, figuras en latón multicolor, siluetas en cristal de plomo, o personajes ataviados con trajes de mariachi.

La imaginación y la paciencia no parecieron tener límite entre los artistas que realizaron estas bellas piezas en las que hay obras talladas en concha nácar... o hasta la representación de la natividad en una simple lata de cerveza... o la escena del pesebre tejida con bejuco, o con hebras de pino, o sus protagonistas convertidos en velas de cera con todo y pabilo.

Hay piezas excepcionales, como donde se observa a la Virgen María como nunca se le había visto, recostada, y al niño Jesús envuelto en tela. Hay miniaturas que lo llevan de sorpresa en sorpresa, una de ellas es ver una cáscara de nuez convertida en todo un Nacimiento.

La sacristán Lucy Rodríguez Reyes y el asistente del padre Jorge, arquiecto Reynaldo Cepeda Lara, son los celosos guardianes de este singular acerbo religioso.

Aunque por las condiciones de resguardo, la colección regularmente no está abierta al público, el padre Rodríguez Moya invitó a aquellos grupos escolares a que acudan en esta temporada navideña a visitas guiadas, que podrían ser los domingos de diciembre y enero con previa cita al teléfono 1158 2875.

Es una oportunidad única para recorrer las culturas del mundo a través de la figura del niño Jesús.

dat