Un largo camino y constantes tropiezos para la Línea 3 del Metro Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Un largo camino y constantes tropiezos para la Línea 3 del Metro

La polémica obra ha estado rodeada de inconvenientes a lo largo de estos años, entre recortes de presupuesto al Estado, cancelación de contratos, aplazamiento de los trabajos y últimamente el reporte de la Auditoría Superior de la Federación.

La odisea de la Línea 3 del Metro entre aplazamientos y sobrecostos desde 2013
| MILENIO DIGITAL

MONTERREY. – Este sábado 27 de febrero por fin se pone en operación la Línea 3 del Metrorrey luego de siete años desde el inicio de su construcción en 2013. La polémica obra ha estado rodeada de inconvenientes a lo largo de estos años, entre recortes de presupuesto al Estado, cancelación de contratos, aplazamiento de los trabajos y últimamente el reporte de la Auditoría Superior de la Federación.

En octubre de 2013, el exgobernador Rodrigo Medina abanderó la construcción de la Línea 3 del Metro, estimando un gasto de 5 mil 700 millones de pesos originalmente. Además, prometió que la obra estaría lista para el año 2015, primero auguró para marzo y luego agosto, evidentemente ninguna de las fechas se cumplió.

La siguiente administración de Jaime Rodríguez Calderón retrasó nuevamente la obra hasta en cuatro oportunidades durante 2017, 2018, 2019 y 2020.

Los recortes de presupuesto que sufrió el Estado de parte de la Federación, fue la justificación a los constantes aplazamientos e incluso parones en la obra. Para 2019, el Gobierno Estatal canceló el contrato para adquirir vagones para la Línea 3 del Metro, debido a que no contaba con la liquidez para hacer frente a los pagos, lo cual volvió nuevamente a retrasar el inicio de operaciones.

A principios del 2020, el Gobierno de Nuevo León obtuvo una línea de crédito que financiaría el proyecto y también la adquisición de vagones. Con lo que se compró 24 vagones remanufacturados y 26 más nuevos.

El 18 de noviembre de 2020, los primeros vagones para la Línea 3 del Metrorrey arribaron al puerto de Altamira, Tamaulipas, sin embargo, fue hasta el fin de semana siguiente que fueron liberados tras una exhaustiva revisión de la aduana, pero, habría ese mismo día otro obstáculo, pues dadas las dimensiones de la carrocería, tendría que esperar el transporte que lo llevara a Nuevo León sobre la carretera, pues en sábado y domingo las reglas no permiten el transito de estas dimensiones.

Más recientemente, el 12 de febrero y en un evento chusco y desafortunado, un tráiler que transportaba unos vagones del Metro para la Línea 3, se enredó con unos cables a baja altura y posteriormente un poste cayó sobre una de las nuevas unidades sobre avenida Aztlán al norte de Monterrey.

El tráiler venía en traslado desde el puerto de Manzanillo y estuvieron desde dos días esperando salida para meterlos a los talleres del Metro, por lo que estuvieron en el Libramiento en resguardo.

Por último y el pasado 20 de febrero y a una semana del estreno de la Línea 3, la Auditoría Superior de la Federación (ASF), adjudicó en su reporte de Cuenta Pública 2019, al megaproyecto un desvío de 50 millones de pesos, además de asegurar que la operación no es apta, pues no garantiza la seguridad a sus usuarios.

Esto supuso un revés importante al Gobierno Estatal. Al día siguiente, el Gobierno Estatal niega ambas aseveraciones de la ASF: “Desde el inicio del presente Gobierno, en todo momento esta dependencia ha mantenido una política de apertura y transparencia, y en reiteradas ocasiones ha indicado que en esta obra se debieron subsanar numerosas fallas de planeación tanto en su ejecución como en su esquema financiero por parte de la administración anterior”, menciona un comunicado emitido por el Estado.

cog