'Culiacanazo', a un año de las balaceras en Sinaloa  Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

'Culiacanazo', a un año de las balaceras en Sinaloa

El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció por primera vez el 19 de octubre que fue él quien ordenó detener el operativo y posteriormente liberar a Ovidio Guzmán.

'Culiacanazo', a un año de las balaceras en Sinaloa
MILENIO DIGITAL

CIUDAD DE MÉXICO.- El 17 de octubre de 2019 quedó marcado en la memoria de Sinaloa; ese día, tras un operativo se logró capturar a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, lo que desató un despliegue de hombres armados que generaron balaceras, bloqueos, incendios y hasta fuga de reos en Culiacán.

Alrededor de las 16:00 horas, comenzaron a circular videos y reportes de balaceras en diferentes puntos de Culiacán. Más tarde, autoridades informaron que las agresiones armadas fueron hechas en respuesta a un operativo de fuerzas federales en el desarrollo urbano Tres Ríos, de Culiacán, donde lograron detener a Ovidio Guzmán.

Las balaceras conmocionaron a los habitantes de la ciudad: negocios cerraron, se cancelaron clases, el servicio de transporte público se interrumpió, entre otras afectaciones y horas más tarde, autoridades informaron que Ovidio Guzmán fue liberado “para no afectar a ciudadanos”.

Ese mismo día, Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, informó que no se trató de un operativo para detener a Ovidio Guzmán, sino que un grupo de personas armadas disparó a elementos de la Guardia Nacional y del Ejército que realizaban un patrullaje, quienes lograron someter a los agresores y entonces, detener al hijo de El Chapo.

Un día después, durante una conferencia del gabinete de seguridad federal, Luis Cresencio Sandoval, titular de la Secretaría de Defensa Nacional, informó que sí se trató de un operativo para detener a Ovidio Guzmán, con base en una orden de extradición emitida en Estados Unidos.

Así fue el operativo para capturar al hijo de El Chapo

El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, informó que a las 15:30 horas una patrulla integrada por 30 elementos de la Guardia Nacional y Sedena se encontraba realizando un patrullaje de rutina en el fraccionamiento Tres Ríos, en Culiacán.

De acuerdo con el funcionario, desde una casa en dicho fraccionamiento comenzaron a disparar contra los efectivos, pero estos repelieron la agresión y tomaron control de la vivienda. En el interior de dicho inmueble había cuatro personas, entre ellas Ovidio Guzmán López, quien fue capturado.

Tras la captura, en redes sociales comenzaron a circular videos de presuntos integrantes del cártel de Sinaloa que dispararon contra los elementos de las fuerzas armadas que habían detenido a Ovidio Guzmán.

En las primeras imágenes que circularon apareció un grupo armado en una camioneta blanca con un fusil Barret calibre 50 de uso exclusivo de las fuerzas armadas por la avenida Álvaro Obregón, la principal de Culiacán, a dos cuadras del ayuntamiento. Luis Cresencio Sandoval, titular de la Sedena, informó que el grupo responsable la captura fue personal de la Policía Ministerial. No obstante, dijo el funcionario, se actuó de manera precipitada con deficiente planeación.

"Hubo falta de previsión sobre las consecuencias de la intervención omitiendo además obtener el consenso de sus mandos superiores", comentó en conferencia de prensa en Sinaloa.

Al advertir el alto índice de violencia generalizado que se produjo tras la captura de Ovidio, se decidió ordenar el retiro de las fuerzas del domicilio. Posteriormente, los integrantes del cártel de Sinaloa suspendieron las agresiones y liberaron al personal militar que había sido retenido.

"Al verse rodeados por una fuerza mayor y el despliegue de agresión contra la agresión y al no haberse conseguido una orden de cateo se ordenó al personal abandonar el inmueble, propiamente (Ovidio) no estuvo formalmente detenido. Se ordenó desactivar el dispositivo y concentrar las fuerzas a sus cuarteles", indicó Durazo.

AMLO ordenó detener operativo

El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció por primera vez el 19 de octubre que fue él quien ordenó detener el operativo y posteriormente liberar a Ovidio Guzmán, hijo del líder del cártel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán.

“Cuando se decidió para no poner en riesgo a la población para que no se afectara a civiles porque iban a perder la vida más de 200 personas si no suspendíamos el operativo en Culiacán, se tomó la decisión, yo ordené que se detuviera el operativo y se dejara en libertad a este presunto delincuente”, aclaró en conferencia de prensa Mientras que Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, presuntamente abrió una cuenta de Instagram (@realovidioguzman), en la cual publicó una carta con su postura sobre lo sucedido en Culiacán, Sinaloa, el pasado 17 de octubre.

En el escrito, negó tener relación el Alfonso Durazo y pidió disculpas a los habitantes de Culiacán por las balaceras, a quienes les pidió "entender la situación por la que yo me estaba pasando" y descartó que durante su detención estuviera presente su hermano Iván Archivaldo Guzmán.

dezr