Hay oportunidades de cooperación entre Gobierno Federal e IP: Garza Sada Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Hay oportunidades de cooperación entre Gobierno Federal e IP: Garza Sada

Hay una buena oportunidad para una mejor colaboración del gobierno y el sector privado; ya es casi una obviedad decir que la fuente de crecimiento de México, del mundo, es la IP, afirmó Garza Sada.

MONTERREY. - La relación entre la iniciativa privada y el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ya dio la vuelta a la página a un difícil inicio y ahora se avizoran nuevas oportunidades de cooperación en el resto del sexenio sin que pese la ideología, vaticina Armando Garza Sada, presidente del consejo de Administración de Grupo Alfa e integrante del influyente Grupo de los 10, que incluye a algunas de las empresas más poderosas de Monterrey.

“Arrancamos con dos o tres tropezones”, reflexiona en entrevista con MILENIO.

“Pero sí ha ido mejorando el tono de la conversación. Empezamos con más desgaste del que hubiéramos querido, pero poco a poco eso se ha ido construyendo para lograr proyectos como (el plan nacional de infraestructura) que realmente están muy filtrados, que son proyectos ya aprobados, ya con un análisis económico, ya con un financiamiento. Son proyectos que pueden destapar de forma importante la inversión en México.”

En conversación de fondo, Garza Sada define que la paciencia y tolerancia han sido centrales en el acercamiento que se ha logrado con la 4T después del complicado inicio que significó la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

-Parece que IP y gobierno se están redescubriendo...

Hay dos cosas, y eso hay que reconocerlo: hay gente que nunca se va a llevar con una persona de izquierda y hay personas de derecha que tampoco. Pero el mundo está lleno de gente razonable y yo creo que hay que buscar entre esos cómo hacerle.

Y a veces eso es lo que genera malos momentos, pero la mayoría somos normales y puedes hablar con confianza y con optimismo de que te pueden escuchar y de que pueden tomar en cuenta una opinión después de revisarla y a pesar de que los objetivos y la visión sean otros.

Hay cosas que son naturalmente mejores para el país. O sea, siempre va a ser mejor para la economía del país que la economía crezca más, no me importa en qué modelo económico.

En los últimos dos años se tuvo que recodificar la relación del gobierno y la iniciativa privada, tras varios altibajos.

¿Cuáles son estos nuevos códigos comunes, este nuevo lenguaje que están tratando de establecer las dos partes en este proceso?

Siempre te tienes que recodificar, aunque no cambie el partido (en el poder). Yo recuerdo a mi padre y a mis abuelos lidiando con (Adolfo) Ruiz Cortines, (Adolfo) López Mateos y Miguel Alemán y tal.

Todo está en mi memoria. De lo que me ha tocado, no era lo mismo Fox que Calderón, no fue lo mismo Calderón que Peña y Peña que el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Creo que como mexicanos los españoles nos dejaron un poquito menos de dosis de tolerancia de la que nos convendría. Nos conquistaron en plena Inquisición. Eran los dueños de la verdad, querían que todos pensáramos igual y nos hicieron intolerantes. Como en todo, hay primero que respetar la legitimidad de un proceso electoral abrumador y después tenemos la necesidad de ir construyendo la confianza y que te crean si estás diciendo algo que no es lo que normalmente se oye en una mañanera.

-¿Se sientan las bases para una mayor colaboración gobierno-IP en lo que queda de este sexenio?

Sin duda es una oportunidad. Me preocupa que el tono se puede viciar por los problemas de la pandemia.

La pandemia ha creado dos cosas, en términos generales: un recrudecimiento de la falta de inversión y un recrudecimiento del desempleo por incapacidad de pagar.

Si tú tienes una cadena de restaurantes no puedes mantener una fuerza laboral sin tener ingresos.

Y si la puedes mantener te va a durar poco, entonces creo que necesitamos un proyecto de estímulos fiscales, aunque hay reticencia sobre el tema.

Ahora, el presidente tuvo la sabiduría de no gastar al principio. Mucha gente acabó sus márgenes de maniobra fiscal cuando los países estaban parados. Entonces, aunque se gastó y se generó ese pasivo adicional, el impacto no fue el esperado.

¿El timing no era el adecuado para un rescate de ese tipo?

Yo fui de los que defendía que deberíamos empezar a gastar rápido. Hoy pienso que este problema era tan nuevo que no le entendía y resultó superior haber sido cautos en aumentar el déficit público hasta que no hubiera movilidad social, hasta que la gente pudiera ejercer el gasto. El gasto público tiene un multiplicador en la economía, a veces se gasta hasta tres veces, a veces cinco, a veces siete, según sea el caso. Debemos esperar a que ese gasto público esté en un ambiente donde haya movilidad para que el impacto en el consumo sea mayor.

-¿Cómo visualiza usted la transformación de México y la IP en los siguientes 4 años que quedan al actual gobierno federal?

México tiene todo para que nos vaya muy bien. La transformación de México está en la capacidad de diálogo.

La vida me ha permitido viajar y la verdad y yo me sorprendí la primera vez que vi en Chile a los políticos y los empresarios que se pueden gritar en público enfrente de periodistas y al rato se están echando una cerveza porque saben convivir.

Creo que si algo tenemos que aprender es el respeto y la tolerancia. Entender que cada uno está defendiendo su forma de vivir, su forma de pensar y quizá ahorita hay un estado de ánimo de alerta en algunas personas por ver muy polarizada la sociedad. Un poquito lo que pasa con Estado Unidos. Creo que la gran transformación debe ser recuperar un mayor embonamiento.

-¿Qué han significado estos meses de ajustes y de cambios para Armando Garza Sada?

De todo. Es de los fenómenos más inesperados y complejos que hemos vivido, pero en estas épocas de mal humor hay que empezar por lo bueno. Tenía a toda mi familia fuera de México y ahora todos están aquí. Estamos comiendo en familia, disfrutando. Estoy más tiempo en mi casa, me gusta cultivar el jardín y he disfrutado mucho ese lado.

¿Qué es lo menos agradable?

Pues la incertidumbre, quizá sea más la angustia. Somos gente que hemos trabajado toda la vida haciendo análisis y es difícil regresar a ser intuitivo o especulativo en tu forma de tomar decisiones o demasiado prudente porque se puede esperar lo peor.

-Alfa es un grupo empresarial muy diverso que va del ramo de alimentos hasta el de lo automotriz, telecomunicaciones y energía, por mencionar algunos.

¿Cómo han enfrentado los cambios que ha traído la pandemia?

La diversidad te hace humilde. Siempre alguien sabe más de cualquier cosa. Entonces, el estratega es realmente una organización, es un equipo de trabajo que plantea y propone circunstancias, decisiones, adquisiciones, acabamos de anunciar una adquisición ayer, y también hay que ser prudentes o cautos.

En la compañía, al haber tanta diversidad, la estrategia se hace de abajo hacia arriba, al escuchar a los que están día a día en la línea de fuego. Son los que proponen las mejores decisiones, para ya sea salir de un negocio, acentuar nuestra posición, crecer, aumentar la capacidad instalada, comprar una compañía, etc.

–El mes pasado decidieron escindir Nemak de grupo Alfa, ¿De qué manera va a potenciar esta decisión la presencia de Nemak en el mercado automotriz?

Nemak es una compañía ya madura. No es una compañía grande, es una compañía que llegó a tener un liderazgo mundial en su mercado y lo tiene. Entonces le da flexibilidad. Nemak debería explayarse lo más que sea conveniente sin tener que competir por recursos de Alfa y que Alfa pudiera decir ‘yo quiero invertir en alimentos, en el sudeste asiático’.

Al hacer de Nemak una compañía financieramente pura e aislada y que va a tener su consejo, va a determinar que hacer sin necesitar competir con los fondos del resto del grupo. Casualmente, la pandemia está generando una serie de oportunidades no menores.

Hay muchas empresas sobre apalancadas en Estados Unidos, que entraron en la pandemia con niveles de apalancamiento fuertes y que con el tropezón que se dio en volúmenes de marzo a abril, junio a julio, pueden estar en un momento difícil y ahí es donde hay oportunidades de hacer combinaciones y consolidar la industria.

cog