Hombre ingresa a hospital por problemas respiratorios y cuatro días después muere por coronavirus Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Hombre ingresa a hospital por problemas respiratorios y cuatro días después muere por coronavirus

Miriam Cruz fue informada de la muerte de su padre a través de una llamada telefónica.

| MILENIO DIGITAL

CIUDAD DE MÉXICO.- "Es horrible", dice Miriam Cruz, hija de don Rosendo, un hombre de 58 años que ingresó con problemas respiratorios el miércoles 29 de abril, al Hospital Ignacio Zaragoza del ISSSTE. Hasta el mediodía del sábado 3 de mayo, cuatro días después de su ingreso, no había recibido ningún informe médico sobre su estado de salud.

Unas horas después, por fin obtuvo información: a través de una llamada telefónica le avisaron que su padre había fallecido, desde el jueves 30 de abril, un día después de que fue internado.

Como evidencia éste y la experiencia del Hospital de Las Américas de Ecatepec, los hospitales y personal médico enfrentan ahora el reto de mantener constantemente informadas a las familias de pacientes con covid-19, en medio de una cascada de casos y con personal cada vez más rebasado.

En algunos hospitales la tecnología ha ayudado a paliar la crisis, con el reparto de tablets y teléfonos, para permitir a los familiares tener contacto directo con su paciente. Pero la realidad es que con decenas de muertes y cientos de infecciones acumulándose en los momentos más críticos de la pandemia, el personal administrativo tiene una lista larga de personas a las que actualizar, un desafío logístico enorme.

Para la familia de don Rosendo ya no hubo oportunidad de buscar soluciones alternativas por vía de la tecnología ni información. Cuando lo hospitalizaron, la noche del miércoles 29 de abril, sus hijas sabían que su salud no era la mejor: llegó con síntomas relacionados con covid-19, pero con un diagnóstico de pulmonía, con dificultades para respirar y con los labios amoratados, señal de baja oxigenación.

Desde ese momento y a pesar de que la indicación fue que los informes para los pacientes con problemas respiraciones son vía telefónica, sus hijas permanecieron día y noche en las inmediaciones del Hospital Ignacio Zaragoza, turnándose para hacer guardias a la espera de algún informe sobre el estado de salud de su papá y con la esperanza de que librara esta batalla. ¿Cómo pedirles que dejen esa guardia?

Al tiempo que las hermanas se encontraban a la espera, la tarde del pasado sábado la suegra de Miriam atendió una llamada telefónica del nosocomio en la que le informaban que don Rosendo había muerto. Les pidieron que se presentarán en trabajo social para realizar los trámites correspondientes y ahí les informaron que su papá tenía dos días de haber fallecido.

El único argumento del hospital, reclama Miriam, fue que estaban sobrepasados.

A pesar de la situación, las hermanas Cruz no prevén interponer algún recurso legal en contra del Hospital Regional Ignacio Zaragoza.

“Lo único que quiero es que me entreguen a mi papá, yo quiero el cuerpo de mi papá... están apenas sacando el acta de defunción”, dijo Miriam.

El cuerpo les fue entregado horas después de la defunción. Más rápido que la información del estado de salud que pedían y esperaban días antes, mientras hacían guardia en el hospital.

dezr