Rosario Ibarra da en custodia a AMLO medalla Belisario hasta aclarar desapariciones Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Rosario Ibarra da en custodia a AMLO medalla Belisario hasta aclarar desapariciones

A un costado de Claudia Ibarra, hija de la galardonada, López Obrador tomó discretamente en sus manos la medalla y luego la mostró al pleno del Senado.

Rosario Ibarra da en custodia a AMLO medalla Belisario hasta aclarar desapariciones
| Milenio

MÉXICO.- El Senado entregó la medalla Belisario Domínguez a Rosario Ibarra de Piedra, quien le entregó al presidente Andrés Manuel López Obrador el reconocimiento y le pidió que se lo regrese junto con la verdad sobre el paradero de las personas desaparecidas.

"Señor presidente Andrés Manuel López Obrador, querido y respetado amigo, no permitas que la violencia y la perversidad de los gobiernos anteriores siga acechando y actuando desde las tineblas de la impunidad.

"No quiero que mi lucha quede inconclusa, es por eso que dejo en tus manos la custodia de tan preciado reconocimiento y te pido que me la devuelvas junto con la verdad sobre el paradero de nuestros queridos hijos y familiares y con la cereza de que la justicia los ha protegido con velo protector.

"Mientras la vida me lo permita, seguiré mi empeño hasta encontrarlo", dijo Claudia Ibarra a nombre de su madre Rosario Ibarra.

En una ceremonia en la antigua sede del Senado a la que acudió al mandatario como invitado, a través de su hija Claudia, Rosario Ibarra destacó que lleva 40 años luchando por que las cosas cambien.

En su discurso, a través de su hija, aludió a una conversación reciente con su nieto, quien le manifestó que sigue enojado porque las cosas no han cambiado. En medio del silencio del pleno, afirmó que ha pasado más de un año del actual gobierno y las cosas no cambian.

A un costado de Rosario, la hija de la galardonada, el Presidente tomó discretamente en sus manos la medalla y luego la mostró al pleno, mientras integrantes del comité Eureka gritaban al fondo del salón "¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!", con el puño en alto, y la presidenta del Senado, Mónica Fernández, se limpiaba con la mano discretamente los ojos rosados de lágrimas.

mmr