Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo

Pronóstico en video

Joven que murió al perseguir a ladrón estaba por recibirse de ingeniero

Tristeza, consternación, y a la vez coraje e impotencia, es lo que sienten los habitantes de la colonia Noria Sur.

FOTO: ESPECIAL
AGUSTÍN MARTÍNEZ

MONTERREY.- Tristeza, consternación, y a la vez coraje e impotencia, es lo que sienten los habitantes de la calle Tecolotlán, en la colonia Noria Sur, de Apodaca, tras la repentina muerte del joven Abraham Emmanuel Hurtado Castro.

Es la persona que falleció el lunes, cuando perseguía a un ladrón que se había apoderado de varios artículos en su domicilio.

A sus 27 años, Hurtado Castro estaba por recibirse de Ingeniero Mecánico. Era hijo único, laboraba en una compañía industrial, y comenzaba a pensar en el matrimonio.

?Sí, era un buen muchacho. Era muy querido aquí, por todos los vecinos. Su madre se moría por su hijo. Era el único hijo?, comentó la señora María Luisa Fraustro, quien conoció a Abraham desde que era muy niño.

La vecina de la calle Tecolotlán indicó que todo ocurrió muy rápido esa mañana. El joven acababa de bañarse y salió corriendo detrás del ladrón, luego de detectarlo en el porche.

?Corrimos todos a darle auxilio. Yo le sobaba su corazón, le sobaba su pecho? pero ya no tenía vida. Luego luego se vio que ya no vivía, porque se le empezaron a poner sus manitas moradas?, relató.

En estos momentos el sentimiento de la gente es de indignación, porque murió una buena persona, por causa indirecta de un delincuente.

?Con ganas de tener al pelado aquí, y hacerle hasta lo que no. Hay mucho coraje? impotencia que tiene uno?, agregó el ama de casa.
Por tal motivo los habitantes de la Noria Sur desean que las autoridades identifiquen al ladrón y, de alguna manera, le hagan pagar por lo que provocó.

?Que se haga justicia. Siempre andamos con el miedo de que están robando, y siempre anda uno cuidándose. Es mucho, es mucho? ya es demasiado?, advirtió Doña María Luisa.

Hasta el momento las autoridades ministeriales continúan indagando los hechos, y esperan los resultados de estudios patológicos, pues la autopsia no arrojó la causa de muerte de Abraham Emmanuel.

El joven quedó sin vida a media calle, aparentemente por causas naturales, cuando perseguía al delincuente que se había apoderado de herramientas y otros artículos.

Después de sorprenderlo corrió tras él, pero se desvaneció a unos 60 metros de su casa, luego de que el desconocido le arrojó una carriola en la que llevaba los objetos robados.

El muchacho, quien también se dedicaba la instalación y reparación de climas, tenía más de cinco años con su novia, y no descartaba casarse en cuanto terminara su carrera.

Los restos del apodaquense son velados desde temprana hora del martes en una funeraria de Guadalupe, y este miércoles sus seres queridos le darán el último adiós.


pjt