Extraña pared "domoniaca" de una iglesia aterroriza en Noruega Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Extraña pared "domoniaca" de una iglesia aterroriza a la población de Noruega

La popularidad de la pared comenzó a generarse desde 1940 durante el intento de un restaurador quien tuvo una extraña reacción frente a una pintura.

En una iglesia ubicada al su de Oslo, la capital de Noruega, la historia de una pared demoníaca es tan extraña como inquietante debido a sus características. La historia de cómo surgió el demonveggen, o muro del demonio, tiene en su origen en una mezcla de escándalo, fraude y posible brote de locura de Gerhard Gotaas, uno de los principales restauradores noruegos de mediados del siglo XX.

Su excelente labor de conservación y restauración del arte eclesiástico medieval fue muy tenido en cuenta. Pero en 1940, cuando entró en la iglesia de un pequeño pueblo de Sauherad para restaurar obras de arte centenarias, quedó eclipsado por lo que, para él, era demonios.

Los investigadores del caso llegaron a la conclusión, a principios de este año, que, en lugar de revivir una pintura del siglo XVII, Gotaas pasó en realidad dos años desarrollando un mural monstruoso a partir de su propia imaginación "infernal".

TE RECOMENDAMOS: Perrito sorprende al regresar solo a su casa en mototaxi; se vuelve viral

Las escasas y contradictorias pistas no hacen sino profundizar en qué pudo haberle sucedido al restaurador para haber plasmado ese "infierno" en las paredes de la iglesia.

Susanne Kaun, conservadora del Instituto Noruego de Patrimonio Cultural (NIKU) emprendió la investigación del "muro del infierno" con su colega, la historiadora del arte Elisabeth Andersen.

A través de una minuciosa investigación de archivos y del análisis científico del propio mural, el equipo descubrió no sólo que Gotaas inventó los demonios, sino que destruyó todos los restos del arte original, pintado más de 300 años antes.

"Eso es realmente lo más impactante, desde el punto de vista de un conservador", dice Kaun. "Encontró algo allí que era antiguo y pintó encima. Cambió lo que encontró. Tiene que haber sabido lo que hizo".

La iglesia se construyó hace más de 900 años. Fue erigida al oeste del Saua, un río que conecta dos de los muchos lagos de la región noruega de Telemark.

Las investigadores Kaun y Andersen hallaron una foto de archivo que muestra restos de lo que parece ser la cabeza de una figura bíblica en una parte de la pared.

La imagen fue registrada años antes de que Gotaas tomara sus herramientas y pinceles y la cambiara irremediablemente: "las cejas se convirtieron en animales con 10.000 patas y cabezas en cada extremo, la barba se convirtió en cabezas con orejas", dice Andersen.

Basándose en otras cabezas de demonio más grandes que hay en la pared, Andersen y Kaun llegaron a la conclusión de que Gotaas pudo haber pintado sobre otras dos o tres figuras originales su propia versión de la pintura.

Y que todo pudo haber sido un rapto de locura. O una sucesión de ataques psiquiátricos.​

La pregunta, por supuesto, es por qué el restaurador generó estas figuras. Gotaas había realizado numerosas restauraciones en toda Noruega antes y después de este proyecto, incluyendo trabajos adicionales en la iglesia de Sauherad.

Lo cierto es que no existe otro trabajo de esta época que haya tenido tanto misterio y problemas.

En 1944, el historiador de arte Harry Fett, por aquellos años a cargo de la agencia de gestión del patrimonio cultural noruego, quedó fascinado por el "excelente trabajo" realizado por Gotaas en la restauración del mural.

Cualquiera que haya visto las figuras, que la mayoría identificó con demonios, podría dudar de la veracidad. Sin embargo, gran parte de los pobladores de Saherad, no tiene respuestas para estos dibujos.

Y eso llenó de temores durante muchos años al pueblo. La respuesta final sigue siendo un misterio que muy pocos quieren enfrentar.