Anastasia Pokreshchuk. Busca ser la mujer con los pómulos más grandes Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

¡IMPRESIONANTE! Joven busca ser la mujer con los cachetes más grandes del mundo

Así luce a sus 32 años de edad.

Anastasia Pokreshchuk, de 32 años, es la joven ucraniana conocida como la mujer con las mejillas más grandes del mundo.

Un reconocimiento que le ha costado años de intervenciones estéticas y más de dos mil dólares en material de infiltraciones, ya que es ella misma quien se las hace.

Su obsesión por los pómulos empezó a los 26 años, cuando se hizo su primera infiltración. A día de hoy, se ha hecho tantas que ha perdido la cuenta. Aún así Anastaslia todavía piensa que aún no son suficientemente grandes, y piensa seguir inyectándoselos hasta conseguir el resultado deseado.

TE RECOMENDAMOS: Joven provoca atropello múltiple en restaurantes al aire libre; hay once heridos

Antes de empezar a modificar su rostro, sus amigas se burlaban de ella diciendo que tenía apariencia de un "ratón gris", según ha contado la joven en This Morning. Unas burlas que le crearon una inseguridad y razón por la cual decidió cambiar su aspecto.

Afirma sentirse a gusto con su físico, sin embargo, muchas veces recibe comentarios ofensivos de la gente.

Entiendo que parezcan raras para otras personas, pero no me importa. Pueden pensar que son demasiado grandes, pero yo creo que son un poco pequeños, necesito actualizarlos pronto
Explicó Anastasia Pokreshchuk.

La joven ha empezado a estudiar cosmética de manera virtual para aprender a ponerse bien las infiltraciones de ácido hialurónico, ya que los expertos advierten de los peligros que puede causar no acudir a un especialista.

Aunque los pómulos es la parte de su cara que más destaca y llama la atención, Anastasia también se ha sometido a tratamientos de bótox para la frente, remodelación de mentón y mandíbula e implantes en los pechos.

Anastasia, que ya acumula más de 276.000 seguidores en Instagram, al día de hoy puede afirmar que está contenta con su aspecto físico, y quiere alcanzar su meta de tener, algún día, el reconocimiento oficial de récord Guiness como la mujer con los pómulos más grandes del mundo.