Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Avance médico: método para que los padres elijan el sexo de su bebé

Especialistas japoneses realizaron estudios en roedores que, basado en la velocidad de los espermatozoides, demuestra que el sexo puede ser predecible desde la fecundación.

Actualmente la selección del sexo de los embriones en los métodos de reproducción asistida son muy comunes; la finalidad de los estudios es la aplicación de espumas o geles vaginales que sean utilizados antes de las relaciones sexuales, de manera personal y sin necesidad de médicos y que permitan a las parejas elegir el sexo de sus bebés.

El experimento realizado en los ratones tuvo resultados que los científicos calificaron como aplicables y funcionales en los seres humanos. Al separar los espermatozoides más rápidos, más del 90% de los animales nacieron machos; al gestar los más lentos, 8 de cada 10 crías fueron hembras.

Durante años, los científicos han tratado de encontrar una forma de distinguir estas células reproductivas en distintas especies, ya que esto ayudaría a seleccionar el sexo de los animales de granja y de los seres humanos, pero no han tenido éxito.

Ahora, los autores de un artículo publicado en la revista PLOS Biology afirman haber encontrado marcadores que muestran si un espermatozoide es portador del cromosoma X o Y en ratones.

El profesor Masayuki Shimada, de la Universidad de Hiroshima y coautor del estudio, informó sobre un posible uso de su investigación.

“En las granjas de la industria láctea, el valor de las reses hembras es mucho mayor que el de los machos, debido a que las primeras son las únicas que producen leche. En el caso de la producción de carne, la velocidad de crecimiento es mucho mayor en los machos castrados que en las hembras. En este caso, el valor de los terneros machos es más alto que el de las hembras”.

David Elliott, catedrático de genética de la Universidad de Newcastle, quien no participó en el estudio, declaró: “Si los espermatozoides humanos portadores de los cromosomas X y Y tienen diferencias similares, entonces, en teoría, también podrían ser separados en forma similar. Sin embargo, los receptores del espermatozoide suelen ser distintos entre las diferentes especies, así que no es un hecho que esto funcionaría, y habría muchas importantes cuestiones éticas y de seguridad antes de que se realice cualquier aplicación en seres humanos”.