Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

El consumo de antibióticos puede hacerte vulnerable a desarrollar cáncer

La revista médica Gut publicó un reciente estudio donde se demuestra que los antibióticos tienen un fuerte y duradero impacto en el microbioma intestinal, factor clave para la regulación del organismo.

Tan solo en 2010, en todo el mundo se consumieron aproximadamente 70.000 millones de dosis de antibióticos. (Foto: Pixabay)

El estudio reveló que el uso de antibióticos, ya sea en forma de cápsulas o de píldoras, se relacionaría con un mayor riesgo de sufrir cáncer de colon, pero al mismo tiempo reduciría las posibilidades de padecer cáncer de recto.

Gracias a la investigación se señaló que estos medicamentos alteran el equilibrio de bacterias útiles y dañinas, esto gracias al gran impacto en el microbioma.

Se sugiere que existe un patrón de riesgo que se asocia con las diferencias que realiza la actividad del microbioma intestinal (bacterias) a lo lardo del intestino. Los investigadores recalcaron la importancia de que la preinscripción de antibióticos se realice por profesionales y sea de manera consiente y juiciosa.

Fuentes señalan que en el 2010 se consumieron a nivel mundial aproximadamente 70.000 millones de dosis de antibiótico, lo que resultaría a 10 dosis por persona.

El objetivo del estudio fue averiguar si esto podría potenciar el riesgo de cáncer de colon y recto para lo que los investigadores se basaron en los registros médicos de anónimos de alrededor de 11,3 millones de personas, aproximadamente el 7% de la población del Reino Unido.

De los datos se extrajo que se habían recetado antibióticos al 70% (20.278) de pacientes con cánceres intestinales y rectales y al 68,5% (93.862) de los que no los padecían.

La asociación entre el cáncer de intestino y el uso de antibióticos fue evidente entre los pacientes que habían tomado estos medicamentos por un periodo superior a diez años antes de que se les diagnosticara cáncer.

Los expertos destacaron que se trata de un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causa del desarrollo de la enfermedad ni los factores de estilo de vida potencialmente influyentes.

Sin embargo, sus hallazgos sugirieron que existe una variación significativa en el tamaño y el patrón de los efectos de los antibióticos a lo largo del intestino, por lo que recomendaron "un uso juicioso de los de los antibióticos por parte de los médicos".