Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

'La Pascualita', la leyenda del maniquí-cadáver de novia que causa terror en los visitantes

Foto: Infobae

Está ubicada en Chihuahua, México y es una figura alta y esbelta, vestida con un traje de novia. Parada dentro de la vidriera de una pequeña tienda de vestidos de novia. Ya son casi noventa años y el maniquí ha generado perturbación y seducción a los miles de visitantes curiosos que la visitan de distintas partes del mundo.

Para muchos, 'La Pascualita' no es en realidad un muñeco. Su pálida piel, manos venosas, las arrugas en sus palmas y sus desgastadas uñas hacen que más de uno estén convencidos de que se trata de un cadáver embalsamado en perfecto estado de conservación.

Su primera aparición fue el 25 de marzo de 1930. Visitantes y empleados de la tienda siguen con el asombro inicial desde la primera vez que la vieron, y no pasó mucho tiempo para que alguien apuntara un notable parecido entre el maniquí y la hija fallecida de la propietaria de la tienda nupcial.

La leyenda que circula por las calles tiene como protagonista a la hija de Pascuala Esparza, dueña del lugar. La señora tenía una hermosa hija, nadie sabe el nombre, quien se iba a casar con su amor. Por desgracia, el día de su boda fue picoteada por una araña viuda negra y falleció. Ante la tragedia, se dice que la madre quedó tan afectada que decidió preservar en buen estado el cuerpo de su hija, siendo momificado y colocado en la vidriera del negocio, así convirtiéndose en la novia que no llegó a ser.

Foto: Infobae

Los rumores se propagaron rápidamente y los lugareños acusaron fuertemente a Pascuala. Pero ella lo negó todo, argumentando que 'La Pascualita' solo se trataba de un maniquí bien elaborado. Sin embargo, nadie le creyó. Con el paso del tiempo, como ocurre con muchas leyendas, van sufriendo modificaciones y ahora se habla de un supuesto mago francés que, enfermo de amor, la trajo a la vida y baila con ella todas las noches.

Algunas versiones hablan de que la muñeca las persigue con la mirada o que la han visto cambiar de posición en el aparador. Se menciona que pocos empleados, lo más longevos y de confianza, les permiten cambiarla y vestirla. Uno de ellos llegó a decir que la vio desnuda y considera que el cuerpo no era de un maniquí. Otros creyentes dejan flores y velas en la tienda, pues consideran que suceden milagros.

Mario González, propietario actual de la tienda, ve con buenos ojos la fama que ha ganado el lugar y tiene la intención de dejar que la leyenda siga creciendo. Cuando se le preguntó, el señaló que mucha gente cree lo que es, pero él realmente no podría decirlo.

Foto: Infobae
Foto: Especial.