Las tres historias de reencarnación más impactantes de la historia   Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Las tres historias de reencarnación más impactantes de la historia

Al terminar de leer estas historias comenzarás a cuestionarte si realmente existe o no este fenómeno.

La reencarnación es un tipo de creencia en la que una persona que ha fallecido, regresa a la vida adoptando la vida de alguna otra. Dicha creencia ha permanecido en la cultura de diversas sociedades a través de los tiempos. Las religiones que más acogen dicho pensamiento son las religiones asiáticas como el hinduismo, budismo y taoísmo.

La vida después de la muerte se ha convertido en un gran misterio complicado de resolver, y aunque nadie ha podido descifrar que es lo que pasa después de que nuestro corazón se detiene. Con las siguientes historias podrás considerar la reencarnación como una posibilidad de que sucede al llegar la muerte.

El caso de las hermanas Pollock

El 5 de mayo de 1957, un domingo al frente del Mar del Norte de Whithley-Bay, la familia Pollock se dirigía presurosa a la iglesia. Las pequeñas hijas del matrimonio, Joanna de once años y Jacqueline de 6, se adelantaron para alcanzar lugar.

Al cruzar la calle para llegar a su destino, lamentablemente fueron atropelladas por un carruaje, el que las descuartizó y terminó con su vida al instante. John y Florence imaginaron que nunca podrían sobre ponerse al terrible fallecimiento de sus pequeñas hijas.

Tras transcurrir un año de la tormentosa pérdida que sufrió la familia Pollock, sorpresivamente descubrieron que estaban embarazados: gemelas que nacieron el 4 de octubre de 1958. Con diez minutos de diferencia, Gillian y Jennifer.

Las cosas comenzaron a tornarse extrañas cuando las gemelas cumplieron 3 años y comenzaron a hablar. Los padres se percataron de que sus hijas eran capaces de recordar el pasado de sus hermanas que habían fallecido el 5 de mayo.

Conocían su hogar a la perfección, el pueblo, la gente que lo habitaba. Tenían los mismos hábitos y costumbres, la similitud en su forma de hablar y la misma protección que habían presentado con anterioridad la una de la otra. Pese a que se trataba de unas gemelas, una de ella aparentaba ser mayor y aceptaba ser la guía de la que simulaba ser menor.

Gillian recordaba la vida de su hermana Joanna, fallecida a los once años, mientras que Jennifer la de Jacqueline de seis. Identificaban los juguetes de las otras dos niñas y las muñecas recibían el nombre que Joanna y Jacqueline les habían dado. En automático reconocieron cuál era de quien. Extrañamente, las niñas también tenían marcas en el cuerpo que coincidían con las de sus hermanas; Jennifer tenía marcas en la nariz (Jacqueline, la que había muerto, tenía unos puntos de sutura por golpearse en el rostro a los tres años). Gillian tenía un lunar en el costado izquierdo de la cintura (Joanna era la única de la familia que también la tenía).

En una ocasión, sus padres las escucharon hablar sobre el accidente, describían las sensaciones, como el recuerdo de la sangre que brotaba de su boca.

Las gemelas tenían una fobia extrema a los vehículos, pero cuando cumplieron cinco años dejaron de experimentar estos extraños comportamientos. La misma edad en la que los científicos aseguran es el límite para recordar vidas pasadas.

El niño de cuatro años que dice ser la princesa Diana de Gales

Billy es un pequeño niño australiano de 4 años que asegura ser la reencarnación de la fallecida madre de los príncipes Guillermo y Harry.

El niño es hijo del famoso cantante David Campbell, quien en diversas declaraciones ha comentado que el pequeño desde los 2 años ha declarado ser Lady Di, a pesar de que el niño nunca había escuchado hablar de la Familia Real Británica.

"Mira, soy yo cuando era una princesa", les dijo Billy a sus padres luego de ver una fotografía de quien fuera la primera esposa del Príncipe Carlos de Inglaterra.

Y eso no es todo, Campbell comentó que el infante ha referido que había tenido un hermano de nombre John; cabe recordar que Diana tuvo un hermano, John Spencer.

Otro de los aspectos que Billy dice es la descripción con lujo de detalle del Castillo de Balmoral, en Escocia, una de las residencias de la Familia Real. Comentaba de igual manera que mientras visitaba ese maravillo país, tenía un unicornio que se llamaba Balmoral. Importante mencionar que el unicornio es el animal nacional de Escocia y hay muchos en las paredes, ¿cómo puede saber eso?.

Pero Billy no solo ‘recuerda’ datos de la vida de Diana. También ha relatado cómo fue «su muerte» el 31 de agosto de 1997.

«Soy yo como princesa. Entonces, un día llegaron las sirenas y dejé de ser princesa para siempre», le dijo el niño a Lisa al ver una foto de Diana.

Gus Ortega, el infante que afirma ser su abuelo fallecido

El pequeño Gus comenzó a hablar sobre su vida pasada a la corta edad de los 18 meses. Sus declaraciones eran bastantes específicas que no permitían formular dudas sobre una reencarnación.

El menor asegura ser su abuelo, quien falleció en 1993 a causa de un accidente cerebrovascular. Cuando Gus tenía un año y medio se acercó a su padre y le dijo: “Cuando yo tenía tu edad, a mí me tocaba cambiarte los pañales”.

Una tarde mientras hojeaba un álbum de fotografías familiares, sin haber visto antes alguna fotografía de su abuelo y sin titubeos comentó: ¡Oh! Ese soy yo”.

Ya más crecido, y sin saber absolutamente nada de su vida, Gus afirmaba que su abuelo era propietario de una tienda que posteriormente vendió.