Nayib Bukele, el presidente Millennial de El Salvador Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Él es Nayib Bukele, el presidente millennial que ahora tiene el poder absoluto en El Salvador

¿Qué consecuencia tendrá sus recientes acciones?

Nayib Bukele
Foto: AFP

Nayib Bukele, el presidente más joven de América Latina, no es partidario de salir a la calle, ni caminar por los mercados, ni a ser fotografiado con los bebés de otras personas. En cambio, el líder de 39 años de El Salvador es un adicto de su teléfono celular, las encuestas de imagen pública y de la palabra "implementar".

Esto ha demostrado ser suficiente para barrer con tres décadas de bipartidismo y transformar drásticamente el panorama político de un país aún marcado por las heridas de una sangrienta guerra civil (1980-1992) que terminó cuando Bukele apenas tenía 10 años.

En opinión de su biógrafo y asesor, Geovani Galeas, Bukele es un multitarea capaz de moldear el destino de su pueblo desde las pantallas de las computadoras de su oficina, y es un líder con una personalidad política comparable a la de Fidel Castro o Mao Zedong.

Según su ex abogada y actual adversaria política Bertha Deleón, Bukele es “un adolescente con poder, incapaz de mantener una conversación sobre los asuntos más importantes sin revisar permanentemente su celular”.

El 28 de febrero, su partido político, Nuevas Ideas, que se presentó a las elecciones legislativas por primera vez, obtuvo una victoria aplastante sin precedentes que logró una mayoría absoluta y arrasó con los partidos tradicionales, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional y La Alianza Republicana Nacionalista.

Tras casi dos años en el poder, Bukele ha pasado de ser un político joven a liderar un tipo de teleocracia moderna, un fenómeno social que ha sido aplaudido en casa pero criticado en el exterior por la Organización de Estados Americanos y Human Rights Watch, que ha expresado su preocupación. que El Salvador va camino de convertirse en una "dictadura".

La nueva administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se ha distanciado de Bukele, pero en su propio territorio no tiene un igual político y uno de los índices de popularidad más altos del continente, con más del 71%.

Los números revelan habilidades que van más allá de un hábil manejo de Twitter e incluso sus adversarios admiten algunos logros bajo su presidencia, entre ellos la reducción de la violencia en El Salvador a niveles raramente vistos y la firme respuesta a la pandemia de coronavirus.

Bukele destituye al Constitucional de El Salvador

El presidente terminó por aniquilar al bipartidismo arraigado en El Salvador cuando en marzo se impuso en las legislativas, consiguiendo una mayoría aliada en el Congreso a su favor para impulsar su gestión.

En la primera sesión de la nueva Asamblea Legislativa, los legisladores borraron a los cinco magistrados titulares y a sus suplentes de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, así como también al fiscal general Raúl Melara.

Dichas acciones fueron criticadas y condenas a nivel internacional y acusan un ataque a la independencia de los poderes, a lo que Bukele ha respondido que se trata de un asunto interno de El Salvador, un país donde se "está limpiando la casa".

A sus 39 años, el empresario millenial ha sido calificado por algunos como cercano al pueblo, pero criticado por sus matices autoritarios. Lo cierto, es que según analistas, la popularidad de Bukele aumentó por su gestión y parece que seguirá intacta a nivel interno por un largo periodo de tiempo.