Pareja renuncia a sus trabajos para navegar por el mundo con su perro Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Pareja renuncia a sus trabajos para navegar por el mundo con su perro

Con el barco indicado, un radical cambio de hábitos y nuevos problemas que enfrentar, la pareja vive una fabulosa aventura con su perro Max.

Con la finalidad de tener un radical cambio de vida, una pareja decidió renunciar a su trabajo, abandonaron sus tradicionales estilos de vida y decidieron mudarse a un barco para comenzar a recorrer el mundo. Sin embargo no lo hicieron solos, sino que decidieron sumar a su perro.

Mientras se encontraban en Europa, Taryn Pickard de 32 años y su esposo Logan de 36, oriundos de Canadá, hicieron un click al ver cómo otras personas se animaban a un cambio de vida. Desde 2019 han estado navegando, y apenas bajan a tierra en busca de suministros una vez por mes.

“Empezamos a soñar con la vida en barco cuando estábamos en Irlanda. Nos dimos cuenta de que la gente lo hacía mucho allí. Y la idea de no limitarnos a un solo lugar realmente nos atrajo”, explica Taryn, quien trabajaba como profesora de yoga en la isla de Vancouver, Canadá.

Sin experiencia previa en el rubro navegación, se anotaron en un curso intensivo de cinco días. Y tras finalizarlo, se sumergieron de inmediato en la aventura.

A la pareja el primer bote le costó aproximadamente 35.000 dólares. Pero algo inexpertos, debieron venderlo cuando se dieron cuenta de que era demasiado pequeño para vivir cómodamente.

Fue por ello que en febrero del 2020 adquirieron una embarcación mucho más grande, de 45 pies. Tuvieron que desembolsar 85.000 dólares y pasaron un año trabajando para dejarla en óptimas condiciones para surcar las aguas.

Desafortunadamente, esta embarcación no era lo suficientemente robusta para hacer frente a condiciones meteorológicas extremas. Un verdadero problema para Taryn, Logan y su perro de 10 años Max que planeaban viajar al norte y moverse a través del hielo pesado.

Recién en marzo de 2021 el trío encontró por fin una nave que cumplía con casi todos los requisitos: un velero de acero de 40 pies que compraron por 100.000 dólares.

Tras acondicionarlo durante la primavera, la pareja y el perro se embarcaron en verano en un viaje a través de las islas del archipiélago de Broughton, en el Pacífico.

TE RECOMENDAMOS: VIDEO: Detienen a novio en medio de su boda por deber pensión alimenticia

Las actividades del día a día de la pareja incluyen la pesca, pues su dieta se basa en muchos especímenes que pescan ellos mismos, snorkel y remo, además de leer libros y ver Netflix.

Acostumbrarse a dormir en el bote debido al constante balanceo fue otro de los aspectos que no habían tomado en cuenta previamente, aunque destacan que tanto su habitación como su cama son sumamente cómodas.

Una de las incógnitas que más han desatado es como la pareja se permitió renunciar a sus trabajos y afrontar las importantes sumas para comprar varios barcos. Ellos mismos han compartido que previo a la aventura habían hecho inversiones en propiedades y luego vendieron tres casas para financiar el nuevo estilo de vida.

De este modo, Logan pudo dejar su trabajo como mecánico, mientras que Taryn puede concentrarse a tiempo completo en la fotografía. “Siempre hemos estado ahorrando para hacer algo diferente con nuestras vidas, simplemente no sabíamos qué era eso”, cuenta ella..