Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

¿Por qué celebramos el día del niño?

En México, la festividad nace en consecuencia del papel que jugaron los niños durante el comienzo de la Revolución Mexicana.

El Día del Niño se celebra cada año promoviendo el bienestar y los derechos de los niños. Su origen se remonta a la Primera Guerra Mundial, evento bélico que trajo consigo miles de muertes de infantes, además de ocasionar lesiones y traumas psicológicos a millones de niños. A partir de esto, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) comenzó a tomar cartas en el asunto para tratar de preservar la paz en el mundo. El organismo decidió tomar el 20 de noviembre como la celebración a nivel mundial.

Sin embargo, el Día del Niño se celebra en fechas diferentes en la mayor parte de los países del mundo. En México, la festividad nace en consecuencia del papel que jugaron los niños durante el comienzo de la Revolución Mexicana. Los infantes mexicanos participaron como mensajeros, espías, portadores de armas y municiones e incluso algunos como soldados y combatientes. Éste suceso originó que muchos pequeños no disfrutaran su niñez.

En primera instancia, el Día del Niño fue instaurado el 8 de mayo de 1916 en Tantoyuca, Veracruz, pero Álvaro Obregón, ex presidente de México, firmó el 30 de abril de 1924 un documento en el que se comprometía a seguir los preceptos que dictaba la ONU en favor de los niños y niñas del mundo, quedándose de esta forma como fecha oficial en nuestro país.

Durante éste día, en México se celebra elaborando actividades culturales y de entretenimiento para promover el bienestar y los derechos de los niños. A pesar de no ser considerado cono día de asueto nacional, las escuelas de niveles de preescolar y primaria organizan eventos especiales para los alumnos, como fiestas, festivales, salidas a parques recreativos y visitas a lugares de esparcimiento.

Aunque la cultura popular dicta que durante el Día del Niño se debe celebrar y regalar juguetes a los niños y niñas, también debe ser un recordatorio de que en nuestro país existen infantes sumergidos en extrema pobreza o sufriendo diferentes tipos de abusos físicos y psicológicos dentro de sus familias. Preservar el bienestar de los niños es un trabajo que nos compete a todos los mexicanos.