¿Qué es de la vida de los menores que mutilaron a un niño de 2 años? Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

¿Qué es de la vida de los menores que mutilaron a un niño de 2 años?

A 26 años del brutal asesinato de James, un niño de 2 años que conmocionó a Gran Bretaña, el temor sigue presente entre los habitantes por la identidad oculta de los implicados tras salir de prisión.

Fue el 12 de febrero de 1993 que Denise visitó junto a su hijo el centro Comercial New Strand, de Bootle, y mientras elegía algo de comida, descuidó por tres minutos a su hijo, minutos que fueron precisos para que su vida nunca fuera igual.

Preguntó a todos por su hijo. Nadie lo ha visto. Se dirige a la gente de seguridad del shopping y ellos piden por James Bulger en los altavoces. Nada. Veinte minutos después la policía ya está involucrada en su búsqueda.

Las cámaras del shopping muestran al pequeño James irse de la mano con dos chicos. A las 15:43 se ve a los tres menores salir del shopping New Strand. En las imágenes se observa a dos niños que se acercan a James a las 15:38. A las 15:41 las cámaras los captan caminando tranquilamente por la galería principal.

Pese a que el pequeño seguía desaparecido, los padres estaban "tranquilos" al ver que los "secuestradores" no eran adultos, si no unos niños.

Dos días después de su desaparición, se halló a James Bulger sobre las vías de la estación abandonada Walton & Anfield.

El encargado de comunicarle a Denise la espantosa noticia fue el detective a cargo de la investigación, Albert Kirby, de la policía de Merseyside. Venía de encontrar el cuerpo mutilado cuando se topó con Denise en el estacionamiento del cuartel de policía. Así lo recordó: “Me estaba acercando a Denise cuando ella se dio cuenta de había pasado lo peor… y gritó de una manera que jamás olvidaré”.

Pero... ¿quiénes eran esos niños que se lo llevaron?

Se trata de Jon Venables y Robert Thompson, una maestra de la escuela reveló sus identidades tras ver la noticia en televisión.

Los menores de 10 años, habían faltado ese día a clases, y al visitar la policía sus domicilios descubrieron sangre y pintura en sus ropa y zapatos.

Venables y Thompson robaron pintura azul, un muñeco Troll y unas baterías. En un local de mascotas, el dueño, que ya los conocía, los echó. Venables antes le dijo que James era el hermano menor de Thompson. Mentiras y más mentiras para seguir martirizando a James a su gusto.

Cuando llegaron al terraplén de una estación de tren semiabandonada lo golpearon con violencia con ladrillos y piedras, le arrojaron la pintura azul a los ojos, le patearon la cara (el zapato de Thompson quedó estampado en su mejilla). Luego saltaron sobre su cuerpo fracturando sus manos y costillas. Le introdujeron pilas en la boca y le tiraron encima de la cabeza una barra de hierro de diez kilos que le provocó diez fracturas más. Luego, para terminar, colocaron a James atravesado sobre las vías y le taparon la cara con escombros. El tren pasó y cortó el cuerpo por la mitad.

Alan Williams, el patólogo forense, determinó que James tenía 42 heridas, debido a esto no se pudo determinar cuál de todas ellas le había quitado primero la vida. Además, creyó ver connotaciones sexuales en el caso ya que el cuerpo había aparecido sin pantalones, sin calzoncillos, sin medias y sin zapatos y, según afirmó, con el prepucio manipulado y retraído.

Al ser detenidos, el primero en confesar fue Jon Venables: “Yo lo maté. ¿Qué le dirán a su mamá? ¿Le pueden decir que lo siento?”. Se mostraba inquieto y gritaba histéricamente que quería quitarse la ropa porque olía al bebé muerto.

Robert Thompson, en cambio, fue frío. Negó todo, pero se delató dando detalles de lo que llevaba puesto James Bulger esa tarde. Thompson, preguntó si habían llevado el pequeño al hospital “para revivirlo”. En ese entonces se convirtió en el pequeño más odiado por la opinión pública de su país.

El 24 de noviembre de 1993, Venables y Thompson fueron declarados culpables. Se habían convertido en los convictos más jóvenes en la historia moderna de Gran Bretaña.

Aunque de principio se los otorgó 8 años de cárcel, el diario "The Sun" comenzó una campaña para aumentar la pena y juntaron 280 mil firmas, logrando así al menos 15 años de prisión para los jóvenes.

2001 Venables recobró la libertad, comenzó a beber, a tomar drogas, a distribuir pornografía infantil y a visitar la región prohibida de Merseyside, de donde era James. Fue detenido nuevamente.

Entre 2008 y 2010 reveló por completo su identidad y fue detenido por disturbios y posesión de droga. Sin embargo fue en noviembre del 2017 que volvió a pisar la cárcel por encontrar en su poder pornografía infantil de menores entre 2 y 7 años que habían sido violados por adultos.

Por otra parte, Thompson conformó en el 2006 una pareja gay estable (quien sabría su verdadera identidad) y se asentó en el noroeste de Inglaterra.

De acuerdo con un programa de televisión "The New Revelations", el crimen pudo originarse por celos de Thompson sobre su hermano menor, quien tenía la misma edad y aspecto físico que James.

Años más tarde, Denise, que logró ubicar a Thompson en 2004 y no se animó a confrontarlo, asegura que al ver al asesino de su hijo el odio la paralizó: “Mucha gente decente merece la oportunidad de enmendarse. (...) Ellos no son gente decente, porque no viven con los mismos parámetros morales que tenemos nosotros” pero, aclaró: “Yo no los quiero muertos, No soy una persona mala. Solo quiero que completen una sentencia apropiada en una prisión de adultos (...) No pronuncio sus nombres y trato de no pensar en ellos en ningún momento del día (...) Pero no los perdono. Perdonarlos sería traicionar a James. Nunca los perdonaré. Ni en mi lecho de muerte”.

Aquel detective de Merseyside, Phil Roberts, que entonces entrevistó a los asesinos, dice hoy: “No olvidaré nunca cuando los interrogué por primera vez. Sentí que estaba viendo al demonio en sus caras. Me di cuenta de que Thompson estaba a cargo, pero lo habían hecho entre los dos. Si no los hubiésemos encontrado, me temo que hubieran matado de nuevo. Eran pura maldad. No he cambiado mi parecer”.

Por otra parte, de la historia han surgido documentales, tales como "Detainment", mismo que estuvo nominado a los Oscars este año 2019 como "Mejor corto de acción en vivo", y estaba basado en los interrogatorios reales de los acusados.

Ante eso, la familia lanzó una campaña para que el corto fuera retirado de los premios Oscar, sin embargo el director, Vicent Lambe, se opuso pues aseguró que se trata de "entender por qué pasó lo que pasó".

Ante lo peligroso que considera la sociedad a Venables, intentaron revelar su nueva identidad en redes sociales, sin embargo quienes compartieron la información fueron sentenciados a 9 meses en la cárcel y más de 10 mil libras.

Se dice que está por obtener una nueva identidad y ser enviado a Canadá.

Por otra parte, los padres de James tuvieron un hijo más, ya que durante el juicio Denise se encontraba embarazada, sin embargo, su matrimonio fracaso poco después.