Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Los récords Guinnes más absurdos de la historia

No podrás creer los récords Guinnes que han hecho historia y que parecen muy tontos.

El libro Guinness de los récords lleva ya más de 60 años, siempre buscando nuevas historias de personas, animales, plantas y de cualquier cosa que realice cualquier tipo de hazaña que impacte al mundo.

Su origen es fruto de una casualidad y es que estando un día de caza su autor, Sir Hugh Beaver, entabló una amistosa discusión con sus compañeros sobre cuál era el ave más rápida del continente europeo. En ese preciso instante surgió la idea del libro Guinness de los récords, ya que Sir Hugh estaba seguro de que una publicación que aclarase todo este tipo de discusiones, tendría una gran aceptación.

Aquí te presentamos los récords Guinnes más absurdos de la historia

Las uñas más largas del mundo.

El estadounidense Melvin Boothe, tiene el récord con 9,05 metros de largo; y aunque falleció en diciembre de 2009, nadie ha roto su marca.

La bola hecha con gomas más grande del mundo.

Joel Bullock es el responsable de esta monstruosidad de bola. Lo que empezó como un pasatiempo en la oficina acabó convirtiéndose en la mayor bola hecha con cintas de goma que se ha visto jamás. Con un peso de 4097 kg, este récord fue instaurado en Loderhille el 13 de noviembre de 2008.

227 camisetas puestas.

Jeff Van Dick en abril de 2008 impuso el récord de usar 227 camisetas a la vez. ¡Lo más difícil fue quitárselas!

Se estira la piel.

El inglés Garry Turner logró estirar la piel de su abdomen hasta 15,8 centímetros, récord que impuso en octubre de 1999. Pero algo tan insólito no podía ser natural, ya que este récord se lo debe al síndrome de Ehlers-Danlos que padece, el cual hace que su piel y huesos sean más elásticos.

Mayor número de cervezas a la vez.

A cualquier persona normal ya se le complica la cosa cuando tiene que transportar más de 4 jarras de cerveza a la vez, Pero no es así para Anita Schwarz, una alemana que consiguió llevar 19 jarras de una pinta durante 40 metros, sin derramar una sola gota. Desde aquel 9 de noviembre de 2008 nadie ha sido capaz de superar su marca.