A los distribuidores les cuesta arriesgarse: Alejandro Guzmán Álvarez Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

A los distribuidores les cuesta arriesgarse: Alejandro Guzmán Álvarez

El director estrena 'Distancias Cortas', una historia que habla de obesidad, amistad y sueños.

Distancias Cortas se estrenó en 2015 durante el Festival du Nouveau Cinema de Montreal. | Cortesía)

CIUDAD DE MÉXICO.- La voz del director Alejandro Guzmán Álvarez crece conforme narra la historia de Distancias cortas, un filme que habla de amistad y sueños, con una mirada a los retos de vivir con obesidad; luce emocionado, después de tres años su película llegó a las salas de cine este 25 de enero, aunque no puede dejar de mencionar las dificultades para presentarla en suelo mexicano.

“Estamos muy contentos de que llegue a las salas, con esperanza de que la película pueda repercutir de alguna manera; por otro lado, es un gran misterio para nosotros, estamos intrigados de por qué una película como ésta no tuvo alguien que la viera como un diamante en bruto, porque siento que la película es eso, creo que si hubiéramos encontrado un gran distribuidor hubiera sido un éxito mayor”, dice en entrevista con M2.

Lamenta que no hubo acercamiento con Cinépolis o Videocine, ni de alguna plataforma como Netflix, que ha demostrado su alcance por ejemplo con Roma de Alfonso Cuarón; eso hubiera podido aumentar la escala de su distribución, como sucede con las tantas comedias románticas que se producen en el país.

“Siento yo que al público no se le da como el chance de poder ver otras cosas, porque de pronto las comedias románticas funcionan, la gente se la pasa bien y se ríe, y eso está muy bien; pero también tienen ganas de ver otras cosas, y nosotros de llevarlos a otros mundos, ahí es algo de las distribuidoras, que les cuesta trabajo arriesgar y no sólo aquí en México, en general, a la gente le cuesta arriesgar por propuestas diferentes”, indicó.

Federico (Luca Ortega) es un hombre cuarentón que sufre de obesidad mórbida, que vive enclaustrado en su casa y ha perdido las ganas de vivir, pero un día su hermana Rosaura (Martha Claudia Moreno) y su cuñado Ramón (Mauricio Isaac) le enseñan unas fotografías que lo llevan a tomar una cámara; así conoce a Paulo (Joel Isaac Figueroa), un joven que lo animará a seguir su hobbie y con quién formará una amistad, a la que se suma Ramón.

“Lo fascinante de estos personajes es que son personajes que en la vida real jamás se hubieran encontrado; son los rechazados, parias de la sociedad, me llaman mucho la atención, es muy raro que pudieran construir esa amistad, porque son casi opuestos, pero forman ese lazo”, mencionó. “Es una película de personajes con muchos contrastes, en el sentido en que ellos son los buenos y Rosaura la mala, en primera instancia; pero siento que es muy fácil también darle la vuelta, en el sentido de que ellos son unos ojetes y la tratan mal. Creo que esta película se sostiene por esa dualidad, por ese lado luminoso y el lado oscuro que puede tener cada personaje”.

jeem